La sociedad riojana, cada vez más volcada en ayudar

Cruz Roja se nutre, principalmente, de los socios y voluntarios que colaboran con la organización. «Son dos de nuestros pilares básicos», agradeció ayer el coordinador autonómico, Jaime Caballero, quien quiso recalcar que «sirven para que podamos seguir estando en primera línea de acción».

Cada vez son más las personas que deciden ayudar de alguna forma a esta ONG. El año pasado decidieron unirse cien nuevos voluntarios a los 3.019 ya existentes en el 2015, y hubo 416 socios más que se sumaron a los 11.321 que había el año anterior. No obstante, llama la atención el predominio femenino en las personas voluntarias menores de 30 años que realizaron acciones sociales a favor de la infancia y de la juventud. De los 641 participantes, 157 fueron chicos mientras que 484 fueron chicas, una diferencia tres veces mayor.

Aunque toda su aportación no sería suficiente sin el trabajo realizado por otros 140 trabajadores y las 8 asambleas locales que dan cobertura a 173 municipios riojanos. Y es que, entre todos, consiguen recaudar fondos suficientes que permiten gozar de autonomía económica a Cruz Roja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos