«La sociedad riojana dice ¡Basta ya! Éste es el grito que nos ha convocado aquí»

«La sociedad riojana dice ¡Basta ya! Éste es el grito que nos ha convocado aquí»

Texto íntegro del comunicado leído el 14 de julio de 1997, al término de la manifestación en protesta por el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA.

"La sociedad riojana dice ¡Basta ya! Éste es el grito que nos ha convocado aquí; el mismo grito que no pudo impedir la muerte de Miguel Ángel Blanco Garrido. Un asesinato que nos ha conmovido y nos ha hecho recordar a las víctimas pasadas y a las que desgraciadamente pueden venir"

Porque posiblemente habrá más muertes, pero ya todo será distinto. Habrá un antes y un después y Miguel Ángel no habrá muerto en vano. El recuerdo de su tortura y asesinato nos obliga a preservar su memoria y a no detenernos aquí. Por eso hoy alzamos nuestra voz para exigir justicia. Queremos justicia, no venganza.

Pero que nadie confunda nuestra serenidad con la pasividad. Desde nuestra dignidad ahora multiplicada, desde la autoridad moral que nos da saber que somos más y que ellos no son nadie, denunciamos la crueldad de quienes han apretado el gatillo y la complicidad de quienes jalean y apoyan a los asesinos. Porque eso es lo que son: asesinos. Quien desgraciadamente no lo tuviera claro hasta ahora, ya no puede albergar ninguna duda: ya sabe quiénes son los verdugos y quiénes son las víctimas y debe decidir de qué lado está.

Ante cualquier atentado terrorista, nos hemos habituado a hablar de muertes inútiles. Pero ya no. No puede haber más muertes inútiles porque sería tanto como que Miguel Ángel fuera asesinado de nuevo. Si permitimos que nuestra reacción decaiga, todos volveremos a morir un poco.

En estado de movilización permanente, debemos contribuir al aislamiento de ETA y sus cómplices y recordar que todos, sea cual sea nuestra condición, nuestra extracción social o nuestra ideología, somos potenciales víctimas del terrorismo.

Vivimos en una sociedad que garantiza la libertad de expresión y reconoce el pluralismo, una sociedad donde cualquiera puede defender sus ideas mediante cauces democráticos. Pero es también una sociedad que no olvida, una sociedad angustiada por la violencia pero reconfortada por su reacción ante la barbarie. Nos desborda el dolor, pero también tenemos mucho de qué enorgullecernos.

Esta misma manifestación es también una muestra de agradecimiento no sólo a la víctima y su familia, sino a la propia sociedad. Una sociedad que ha sabido movilizarse junto a sus legítimos representantes, a quienes pedimos que perseveren en el estimulante ejemplo de unidad que nos han ofrecido durante los últimos días. Se lo debemos a Miguel Ángel y nos lo debemos a nosotros mismos, a quienes hemos estado a su lado en la criminal cuenta atrás, a quienes hemos acompañado a sus padres, a su hermana y a su novia. A quienes cada día contribuimos a ganar una convivencia tolerante y pacífica, convencidos de que no hay caminos para la paz, que la paz es el camino. A quienes hoy, ojalá que por última vez, volvemos a gritar que ya basta. Que basta ya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos