El socavón de la Verdura, entre el asombro y la indignación

El socavón de la plaza de la Verdura adquiría ayer mayor profundidad. :: /Isabel Álvarez
El socavón de la plaza de la Verdura adquiría ayer mayor profundidad. :: / Isabel Álvarez

El Ayuntamiento derribó ayer por emergencia parte del edificio de la calle Mayor que sufrió desprendimientos por la nieve

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

Asombro e indignación eran las dos sensaciones que albergaban todos aquellos calagurritanos que ayer se acercaban a la plaza de la Verdura para comprobar la magnitud del socavón que la nieve del fin de semana provocó en el maltrecho pavimento de este rincón del casco antiguo calagurritano. «Esto se veía venir», decía con resignación una vecina, aunque con la esperanza de que con estos últimos incidentes se tome en serio el arreglo de la plaza.

Lo mismo opinaban algunos del inmueble situado en el número 27 de la calle Mayor, en el que se actuó por la tarde para evitar más desprendimientos. «En Semana Santa cuando pasa la banda de tambores siempre tienen miedo de que se vaya a caer algo de ese edificio por el ruido», comentaba otro vecino.

En el Ayuntamiento, el alcalde, Luis Martínez-Portillo, presidió un gabinete de urgencia convocado para valorar las incidencias de la nieve y adoptar las medidas pertinentes de emergencia para paliar estos deterioros.

Además de Martínez-Portillo forman parte de este gabinete la concejala de Urbanismo, Rosa Ortega; el concejal de Policía, Javier García; el concejal de Hacienda, Alberto Caro; la concejala de Casco Antiguo, Mónica Arceiz; el concejal de Administración general, Óscar Eguizábal; y el concejal de Salud, Antonio Domínguez; así como la secretaria del Ayuntamiento, los dos arquitectos municipales, el jefe de la Policía, la técnico de Urbanismo, la interventora y el jefe del parque municipal de obras y servicios.

En esa primera reunión valoraron los daños ocasionados en la plaza de la Verdura -donde ayer, ya sin nieve, la profundidad del socavón era mayor- y en el edificio de la calle Mayor 27, de propiedad privada. Las primeras medidas adoptadas fueron la contratación por tramitación de emergencia del derribo de las partes más susceptibles de causar peligro del edificio de la calle Mayor y la actuación en la plaza de la Verdura para mantener su estabilidad. También se informó del estado del edificio de la calle Alforín 2, propiedad de un banco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos