SOBRE EL PORCINO

JUAN QUINTANA - LA TRILLA

Todavía sigue caliente el debate social generado a partir del polémico reportaje emitido por La Sexta sobre el sector porcino. En él se mostraban cerdos con graves patologías. Lo más preocupante es la forma de actuar; es decir, que un grupo de personas accedan sin autorización a una propiedad privada para grabar y emitir públicamente imágenes. Pero inquieta más que la interprofesional del porcino interpusiera una denuncia para evitar su emisión, con imágenes de la propia cadena como prueba, y que el juez lo desestimara. ¿Quiere esto decir que cualquier persona puede entrar impunemente en una propiedad privada, grabar y divulgar, incluso con conocimiento previo de la justicia?

Comentaba el director del programa que esos animales irían al canal alimentario, porque así se lo habían dicho. ¿No habría sido profesional contrastar esta información? Toda explotación está registrada y dada de alta para un uso determinado. Una falta deontológica que se une al uso de un caso particular para trasladar dudas sobre la globalidad de un sector. Posteriormente, El Pozo informó que se trataba de una nave sanitaria, una zona de cuarentena donde se retiran a los animales enfermos que, o bien se recuperan o son sacrificados, sin volver al canal alimentario.

Esta última opción ha generado mucho ruido, sobre todo especulaciones. Lo único cierto es que no estaban en el canal alimentario y que si hubieran entrado en ese estado, sería un delito contra la salud pública. Sobre el bienestar animal, si uno se fía del reportaje, que no buscaba las imágenes más amables, los animales cumplían las normas relativas a los habitáculos, solado, superficie, densidad, etc. Otra cuestión es su estado de salud, que se mostraba muy deteriorado. ¿Estaban bien cuidados desde una perspectiva clínica y alimentaria? ¿Tenían un manejo adecuado? El comunicado de El Pozo dejó muchas dudas. Explicaba que la empresa está sujeta a exigentes normas de bienestar animal. Sin embargo, no aclaraba si esa explotación las cumplía. Posiblemente no, ya que han roto relaciones comerciales con ella.

El sector tendría que ser más proactivo y acometer una verdadera campaña de reputación, abriendo las puertas a un modelo productivo de vanguardia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos