Los sindicatos denuncian una situación «caótica» en Urgencias desde el viernes

Ambulancias esperando en el acceso de Urgencias. :: marea blanca
/
Ambulancias esperando en el acceso de Urgencias. :: marea blanca

Salud niega «saturación» en el San Pedro y apunta que el Plan de Contingencia ha permitido absorber el «inusual» aumento de atenciones de estos días

LUIS J. RUIZ LOGROÑO.

La situación del servicio de Urgencias del Hospital San Pedro es «caótica» después de «varios días de lleno absoluto» que han obligado a atender de manera simultánea a «hasta a tres pacientes» en los diferentes 'boxes' con que cuenta el área médica mientras más de una veintena de pacientes esperan a que quede libre una cama para ser ingresados. Esa es, a grandes trazos, la realidad que el Sindicato de Enfermería Satse, la CSIF, CCOO y UGT denunciaron ayer en sendos comunicados de prensa en los que también exigieron al Ejecutivo autonómico la toma de medidas de manera «urgente» ante lo que entienden que es una falta de planificación y de recursos humanos en el servicio de Urgencias.

Todas las organizaciones trazan un escenario de «caos», «masificación» y «desbordamiento» que desde el viernes se está viviendo en Urgencias y que, dicen, se ha traducido en largas esperas para los pacientes antes de ser atendidos y profesionales con sobrecarga de trabajo.

Desde CCOO aseguraban que los pacientes «no reciben una asistencia sanitaria adecuada» y que quedan «sin vigilancia en algunos momentos y totalmente desatendidos». Explican que la masificación ha obligado, incluso, a atender «en cada 'box' a tres personas a la vez». Según los responsables del área de Salud del sindicato, a mediodía de ayer eran atendidas «80 personas en la zona de 'boxes' y observación», mientras que «otras 11 estaban en la zona de preingreso» a la espera de alguna cama libre para ser hospitalizados.

Según la CSIF a las 10.15 de ayer había 110 atenciones y 24 personas esperaban una cama para su hospitalizaciónLa Consejería apunta que durante los últimos días se han realizado más de 300 atenciones diarias

«Los trabajadores no pueden ejercer su labor en condiciones dignas por falta de personal», denunciaban, al tiempo que criticaban que la apertura de la unidad de preingreso no ha conllevado la contratación de profesionales: «Con el mismo personal se intenta abarcar todo, se tapa un agujero para dejar otro al descubierto».

Desde el Satse, por su parte, coinciden en el «perjuicio físico y anímico» de los pacientes y de sus familiares y en la «sobrecarga de trabajo para el personal de este servicio». Aseguran que «los trabajadores se han visto desbordados por la acumulación de pacientes. Sin camas, sin dotación adecuada de personal, los usuarios nerviosos y los trabajadores sin poder dar más de sí», describen.

Desde UGT inciden en que «el desdoblamiento de los boxes supone una total pérdida de intimidad y confidencialidad para los pacientes» y que, además, «dificulta la asistencia». UGT, que también recuerda que hay dos controles cerrados en el área de hospitalización, destaca la «gran sobrecarga asistencial» de los médicos y que «al déficit de partida de personal se suma la cobertura de la unidad de preingreso con estos mismos trabajadores».

Según los dados ofrecidos por la CSIF, a primera hora de ayer estaban siendo atendidas 110 personas, 24 esperaban un ingreso y las 17 plazas de la unidad de preingresos estaban copadas. Una realidad que achacan a la «falta de planificación y de recursos humanos en el Servicio Riojano de Salud en general y del servicio de Urgencias en particular». Por todo, exigieron «la contratación urgente del personal necesario».

También el Satse demandó «a la Consejería de Salud que deje de parchear y de improvisar a costa de los trabajadores y que el Servicio de Urgencias esté siempre bien dotado», mientras que UGT consideró «inadmisible que la Administración, lejos de reforzar el Servicio de Urgencias, ni tan siquiera garantice la plantilla habitual».

La Consejería de Salud, a través de un comunicado, negó «de manera categórica que el Hospital San Pedro haya vivido ninguna situación de caos ni ningún tipo de saturación asistencial» y que «la realidad del centro a lo largo de estos dos últimos días difiere de la versión alarmista facilitada por las centrales sindicales».

El Ejecutivo regional asume «un incremento inusual de atenciones para el periodo estival, con más de 300 asistencias diarias», en línea con lo que ha sucedido en otras zonas del país, lo que achaca «al cambio drástico de temperaturas». En cualquier caso apunta que ese aumento de pacientes «ha sido absorbido con total normalidad gracias a la puesta en marcha del primer escalón del Plan de Contingencias, la Unidad de Preingresos, que no ha completado sus 17 plazas en ningún momento».

Según Salud, que agradece la labor de los profesionales, ese Plan de Contingencias es «eficaz y capaz de solucionar una demanda puntual en un periodo corto de tiempo».

Fotos

Vídeos