Sevilla corrige un error en una calle dedicada a la madre de un comerciante riojano

Sevilla corrige un error en una calle dedicada a la madre de un comerciante riojano

Se varía el género de la denominación de la vía después de 130 años | El riojano Aniceto Sáenz, de Villanueva de Cameros, dedicó el nombre de la calle a su madre en 1871

EFESevilla

El Ayuntamiento de Sevilla ha corregido un error histórico cometido en la calle Eustaquio Barrón, que ahora figura como Eustaquia Barrón, poniendo de forma correcta el rótulo de una vía dedicada hace más de 130 años a la madre del hombre -nacido en La Rioja- que compró los terrenos de parte de la zona donde se ubica.

Se trata de un cambio de denominación que supone sólo una letra, en cumplimiento del acuerdo plenario alcanzado el pasado verano, pero que corrige un histórico error cometido sin saber su motivo y que ha hecho que la calle tuviese un nombre masculino cuando en realidad está dedicada a una mujer, han indicado a Efe fuentes municipales.

Se trata de una calle del barrio del Pumarejo, en el casco antiguo, que ha cambiado su nombre ya oficialmente la pasada semana, al culminar una investigación de un ciudadano que realizaba un estudio sobre el histórico Palacio del Pumarejo, situado en el entorno de esa calle.

Al investigar su origen detectó el error en el nombre de la calle e inició el proceso ante el Ayuntamiento para conseguir su cambio, que ha culminado con la colocación de la letra correcta al final del nombre.

Eustaquia Barrón fue la madre de Aniceto Sáenz, comerciante natural de Villanueva de Cameros (La Rioja), que llegó a Sevilla en 1871, donde falleció en 1903, que adquirió varios terrenos de la zona, abriendo nuevas calles.

Cuatro de esas vías llevaron su propio nombre, el de su padre, Patricio Sáenz, el de su madre, Eustaquia Barrón y el de su hija, Antonia Sáenz.

Las calles pasaron a manos del Ayuntamiento en 1898, aunque no se saber por qué, pero el nombre de la madre fue masculinizado, como se refleja en documentos de 1923 donde ya figura con el nombre de Eustaquio Barrón, aunque tras pasar por varias instancias, entre ellas un escrito del Defensor del Pueblo andaluz presentado el pasado abril, finalmente la calle ha vuelto a tener el nombre con el que fue concebida y rotulada a finales del siglo XIX.

Fotos

Vídeos