Setenta y dos horas de nervios

A los exámenes, que se prolongarán hasta mañana, concurre el mayor número de estudiantes desde el inicio de este siglo Un total de 1.257 alumnos de La Rioja comenzaron ayer las pruebas de la EBAU

PILAR HIDALGO LOGROÑO.

Los repasaba una y otra vez, aunque no era la única. «Habré visto estos apuntes un montón de veces porque son los de todo el curso, pero ahora me parece como si los leyera por primera vez», afirmaba ayer a las puertas del edificio Quintiliano de la Universidad de La Rioja (UR), Adriana María Rujoi.

Esta alumna del IES Escultor Daniel fue una de los 1.262 estudiantes de Bachillerato de la región que desde ayer y hasta mañana están convocados para realizar las pruebas de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU).

De los citados, 5 no acudieron a cumplimentar su examen (3 de ellos en el campus de la UR y los otros 2, en el IES Marco Fabio Quintiliano de Calahorra donde están convocados los 261 alumnos de Rioja Baja). Así, se presentaron 1.257 jóvenes.

«Estoy muy ansiosa», reconocía Adriana, para a renglón seguido admitir que apenas había dormido «cuatro horas y mal». Y es que muchos del millar de matriculados en la EBAU se juegan en tres días su futuro. «Comienzan 72 horas de nervios», describió el vicerrector de Estudiantes de la UR, Rubén Fernández.

Este año a las pruebas se inscribieron más estudiantes que el pasado (los 1.262 del 2018 por los 1.154 del 2017), una circunstancia que Fernández achacó a «cuestiones demográficas». Se da la circunstancia de que es el mayor volumen desde el inicio de este siglo. También se han apuntado en más materias.

Entre las novedades, destacó que «el inglés es una asignatura obligatoria para examinarse», pero que también pueden hacer exámenes de los idiomas francés, italiano, portugués o alemán «en la fase voluntaria para lograr más puntos que les permitan acceder a las carreras elegidas». Por su parte, el director general de Educación, Miguel Ángel Fernández, remarcó que la primera jornada de la EBAU transcurrió «con normalidad» en La Rioja.

«Me da miedo suspender y que todo el trabajo del curso se vaya al traste», continuó Adriana, pese a que el pasado año el porcentaje de aprobados en la región fue del 98,9%. Precisamente esta joven, que aspira a cursar el próximo año Estudios Ingleses en la UR, confiaba en que «Historia me compense otras materias».

La materia 'hueso'

Sin embargo, esta asignatura está considerada la más 'hueso' entre los alumnos que se enfrentan a la EBAU, por el ingente volumen de contenidos que agrupa. Así lo corroboraban Víctor Sáenz, estudiante en Marianistas, y David Ercilla, del IES Tomás Mingot. «Me da miedo por si cae un tema que no me sé tan bien», decía en relación a la asignatura el primero. «Es la más extensa, desde los celtas hasta la actualidad, y te puede tocar un tema que controles o no», coincidía el segundo, quien pese a su media de 9,6 en Bachillerato admitía estar «nervioso». Y es que, en su caso, aunque sus calificaciones son excelentes sí que necesita nota para poder entrar en Biotecnología. Víctor en cambio señalaba que «con un 5 o un 6 me alcanza para hacer Informática en la UR».

Isabel Cendoya, de Alcaste, llegó a las puertas del Quintiliano «confiada». «Venimos bien preparadas porque hemos hecho pruebas de años anteriores y, al final, entra la misma materia que para los globales», indicó. Se sentía «sin presión» porque para cursar Químicas le basta con un 5. Si acaso, su único temor era «el examen de matemáticas porque se me dan peor y depende de si comprendes bien el enunciado».

A las 9.30 horas traspasaban la puerta del Quintiliano con el DNI en la mano. El primer ejercicio que encararon fue la prueba común de Lengua y Literatura. Los profesores correctores (la mitad de los cuales los aporta la UR y la otra mitad, Educación) comenzarán a ofrecer los resultados el próximo día 18.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos