La sequía y la helada del 2017 disparan este año la contratación de seguros agrarios

Rodrigo del Campo y Luis Francisco Ruiz, con la documentación del seguro agrario que han suscrito para la vendimia del 2018. rodríguez/Justo Rodriguez
Rodrigo del Campo y Luis Francisco Ruiz, con la documentación del seguro agrario que han suscrito para la vendimia del 2018. rodríguez / Justo Rodriguez

La firma de pólizas ha crecido en La Rioja más de un 95% en los cultivos herbáceos y un 34% en la uva para vino en relación a la cosecha anterior

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGOLogroño

Los problemas causados el pasado año por una pertinaz sequía y la fortísima helada que a finales de abril diezmó buena parte de la producción vitícola, sobre todo en La Rioja Alta, han disparado la contratación de seguros agrarios en la región para la cosecha del 2018.

Según datos facilitados por Agroseguro, el número de pólizas suscritas ha crecido un 95,56% en La Rioja en los cultivos herbáceos (pasando de las 293 que se firmaron en el 2017 a 573 para el presente ejercicio) y un 34,48% en la uva para vino -en el 2017 se rubricaron 1.691 pólizas y este año, un total de 2.274-.

LOS DATOS

25.965
hectáreas de uva para vino se han asegurado este año en La Rioja.
21.303
hectáreas de herbáceos se han asegurado en la región para el 2018.

Tras una campaña muy complicada, los agricultores riojanos han buscado un 'paraguas' de cara a la próxima cosecha; al igual que los profesionales del campo del resto del Estado. Así, la contratación del seguro de cultivos herbáceos, entre ellos el cereal, ha batido este año su récord histórico. A nivel nacional, el número de pólizas suscritas ha superado las 54.500 (casi un 53% más). Éstas dan cobertura a una superficie de 3,26 millones de hectáreas (más de un 43% que en el 2017).

Entre los factores que han influido en este aumento de la contratación sobresalen la elevada siniestralidad de la pasada campaña y la sensación de riesgo propiciada porque el otoño, periodo en el que se lleva a cabo la contratación, ha sido más seco de lo normal. En La Rioja la superficie asegurada se ha elevado desde las 11.351,34 hectáreas del 2017 a las 21.303,23 de este año, el 87,67% más.

Tradicionalmente, el sector vitícola siempre se ha resistido más a asegurar. Pero dado que las pólizas de otoño cubren tanto la sequía como la helada (el riesgo que más les afectó en el 2017), su contratación también ha aumentado de cara a esta temporada. En la región, el número de pólizas firmadas se ha incrementado un 34,48%, desde las 1.691 que se rubricaron el pasado ejercicio a las 2.274 de éste. La superficie con este respaldo ha crecido así desde las 19.189,93 hectáreas del 2017 a las 25.965,96 de este año (esto es, un 35,31% más).

En el conjunto del país, el ascenso se ha situado en una media del 15% en relación a la cosecha del 2017, lo que representa el mayor volumen de contratación de la historia del seguro de uva de vino. La Rioja figura junto a Castilla-La Mancha y Castilla y León entre las comunidades donde se ha registrado un mayor incremento en la contratación.

Esto se percibe en localidades como San Asensio, duramente azotada por la gran helada de finales de abril. «Aquí históricamente nunca se habían hecho seguros, pero hace dos años hubo un pedrisco fuerte y aseguraron unos cuantos. Y ya en el 2017 sufrimos una desgracia muy grande con el hielo y este año hemos asegurado casi todos», señala Rodrigo del Campo, que firma por primera vez un seguro agrario para su explotación de viñedo.

También se ha animado para el 2018 su amigo y viticultor Luis Francisco Ruiz. «El seguro te da un poco más de tranquilidad porque no es justo que estés todo el año trabajando para luego no sacar nada. Tenemos que empezar a verlo como un gasto más de la viña», sostiene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos