Seis miembros de la UDYCO siguieron a Málaga al grupo que robó a los narcos

Los siete acusados, durante la primera sesión del juicio que se sigue contra ellos en la Audiencia Provincial. :: juan marín/
Los siete acusados, durante la primera sesión del juicio que se sigue contra ellos en la Audiencia Provincial. :: juan marín

Agentes de la Policía Nacional identificaron ayer a todos los acusados, incluido al GAR que niega los hechos, en las imágenes de seguridad de Barajas

LUIS JAVIER RUIZ LOGROÑO.

Aunque los siete acusados de dar un 'vuelco' a un grupo de narcotraficantes de hachís de Marruecos en Málaga no lo sabían, siempre estuvieron acompañados. Especialmente el líder del grupo, A.I.A. (José 'el gallego', como le conocían los narcos). Así lo relató el inspector jefe de la UDYCO de Logroño durante la tercera sesión del juicio que se sigue en Logroño contra el grupo, integrado por cuatro agentes de la Guardia Civil, dos empresarios y un vigilante de seguridad y para los que la Fiscalía solicita una pena de 17 años y medio de prisión.

A preguntas del Ministerio Fiscal, el agente del Cuerpo Nacional de Policía relató que a través del intermediario con los traficantes marroquíes, dieron con A.I.A. y tuvieron conocimiento de lo que denominó la rama del hachís, encastrada en otra investigación de mayor calado. «Pusimos una baliza de geolocalización a un BMW [el vehículo en el que se desplazaba A.I.A.]», reconoció el agente, que explicó que desde ese momento tuvieron controlados todos sus movimientos.

El día 10 de septiembre del 2016 seis de sus agentes también viajaron hasta Marbella. Un viaje fructífero que les permitió ir identificando a los integrantes del grupo: al vigilante de seguridad a través de la matrícula de su coche, al empresario riojano por ser una persona conocida, al ibicenco por aportar su documentación en el alquiler de un vehículo...

La policía instaló una baliza en el coche del cabecilla del grupo y controló todos sus movimientos

Reconocidos todos los hechos por parte de seis de los siete imputados, buena parte de las preguntas del fiscal apuntaron hacia el séptimo integrante del grupo, el miembro del GAR W.M.A. Tanto el jefe de la UDYCO como uno de los agentes que viajó tras los acusados hasta Marbella lo identificaron -a él y a todos los demás- en las fotos que les exhibió el Ministerio Fiscal. «Antes de detenerles, mientras llegaban refuerzos, estaban sonrientes cambiando la droga de un vehículo a otro. W.M.A. estaba enfrente de mí», sentenció el segundo de los policías.

Ratificada por los agentes la presencia en el 'vuelco' del único acusado que mantiene su inocencia, el fiscal también hizo hincapié en la cadena de custodia de la droga, puesta en entredicho por la defensa de W.M.A. El jefe de la UDYCO insistió en que estuvo controlada en todo momento, que por su volumen tuvo que ser guardada en dos dependencias y que fue enviada, con custodia, a Pamplona para su depósito y análisis. «Ni en la comisaría ni en el juzgado hay un lugar seguro para dejar la droga y en el 'búnker' de la Delegación del Gobierno no hay funcionarios para recepcionarla por lo que tenemos que transportarla siempre a Navarra», denunció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos