Salud implantará en otoño una técnica de detección precoz de alzhéimer mediante una nueva molécula

El equipo del doctor Rafael Ramírez, de la unidad de Medicina Nuclear, posa junto al PET que se emplaza en el sótano del CIBIR. :: miguel herreros
/
El equipo del doctor Rafael Ramírez, de la unidad de Medicina Nuclear, posa junto al PET que se emplaza en el sótano del CIBIR. :: miguel herreros

Unos setenta pacientes se beneficiarán al año en La Rioja de este nuevo método que sólo podrán pedir los neurólogos ante la sospecha de enfermedad

CARMEN NEVOT* CNEVOT@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

Salud incorporará el próximo otoño en el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) una técnica para detectar el alzhéimer en fases tempranas mediante una nueva molécula. En la práctica el método no es nuevo porque hasta ahora para diagnosticar precozmente esta enfermedad ya se empleaba una molécula, en concreto, la tradicional F-18 FDG, y a partir de previsiblemente el mes de octubre, esta será sustituida por otra conocida como PET-CT F-18 beta amiloide.

La principal ventaja del cambio, según detalla el jefe de Medicina Nuclear, Rafael Ramírez, es la precisión diagnóstica. Si con la primera oscila entre el 60-70%, la nueva molécula tendrá un acierto clínico de entre el 90 y el 95%. A ello se suma una «mayor sensibilidad y especificidad». En torno a setenta pacientes podrán beneficiarse de la nueva técnica, que sólo podrán ordenar los neurólogos cuando haya sospecha de la enfermedad. La Rioja eligió la molécula PET-CT F-18 beta amiloide en el proceso de licitación frente a las otras dos que también optaron al concurso. Salud se decantó por la molécula seleccionada por cuestiones técnicas, pero también pesaron las razonas económicas. Y es que el precio por molécula que permite una sola exploración -lo que significa que habría que multiplicar por 70- supera los 900 euros y si a ello se le suma el equipo médico, enfermería y demás, el coste de la prueba superaría los 3.000 euros.

2.000
riojanos sufren la enfermedad de alzhéimer.
3.300
personas de la región padecen algún tipo de demencia.

El valor de las nuevas técnicas de detección precoz es que, «como intuimos los profesionales, tanto neurólogos como nucleares», vienen de la mano de nuevas investigaciones con vacunas y terapias inmunológicas que en unos años podrían ser nuevas formas de tratamiento «porque si diagnosticas y no tenemos ningún tratamiento específico tampoco se avanza mucho» apunta. «Creemos -añade- que la revolución en la detección precoz vendrá precedida en 3 o 4 años por nuevas formas de tratamiento porque hasta ahora son paliativos y sintomáticos y sin mucha respuesta».

Rafael Ramírez Jefe de Medicina Nuclear «La revolución en la detección precoz vendrá precedida en 3 o 4 años por nuevos tratamientos»

En La Rioja, por ejemplo, el Hospital San Pedro participa, junto a otros 250 centros de Europa y EEUU, en un ensayo clínico en fase 3 para probar la eficacia y seguridad de un fármaco, un anticuerpo monoclonal, destinado a frenar el avance de la enfermedad desde sus fases iniciales.

Se calcula que en esta comunidad el alzhéimer «que es una patología terrorífica que se caracteriza porque el paciente sufre mucho, pero también todo el que está a su alrededor», señala Ramírez, representa dos tercios de todas las demencias. En concreto, unos 2.000 pacientes, de los 3.300 con alguna demencia, la sufren.

La primera de las fases es presintomática, a la cual sigue la de deterioro cognitivo y finalmente, la demencia. Entre una y otra, según sus estimaciones, pueden pasar entre 15 y 20 años. El paciente comienza perdiendo la memoria para los hechos y acontecimientos recientes. Posteriormente y de forma gradual presenta dificultad para expresarse y comprender el lenguaje escrito. También hay una desorientación en espacio y tiempo y dificultad para hacer cálculos aritméticos simples.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos