Sabotaje animalista contra los encierros de San Fermín

Maquinaria quemada en los «corrales del gas»/EFE
Maquinaria quemada en los «corrales del gas» / EFE

Quema de maquinaria, daños materiales y pintadas han sido reivindicadas por la autodenóminada «Célula 19 del Frente de Liberación Animal»

EFEPamplona

Los «corrales del gas», el lugar al que llegan la ganaderías que correrán los encierros y se lidiaran durante la feria de San Fermín, han sufrido un sabotaje esta madrugada, con quema de maquinaria y pintadas antitaurinas, que está siendo investigado por la Policía Municipal de Pamplona.

A un mes de que comiencen las fiestas, se ha registrado un incendio, al parecer intencionado, en una máquina elevadora de las utilizadas para el transporte del vallado y se han realizado pintadas antitaurinas, además de producirse otros daños materiales.

Estos hechos no han sido los únicos realizados en este sentido durante los últimos días, indica el Consistorio, ya que el pasado martes se tuvo conocimiento de que 13 cajetines o huecos de los utilizados para la colocación de los postes verticales del vallado aparecieron rellenos de cemento y hierros, haciendo imposible la colocación del vallado.

Personal de servicios municipales se han encargado de su limpieza para facilitar que los trabajadores de la empresa que monta el vallado pudieran seguir con los trabajos. El grupo de investigación de Policía Municipal de Pamplona ha abierto un expediente.

Reivindicación

Los sabotajes han sido reivindicados por la «célula Nº19 del Frente de Liberación Animal (FLA)». «Cada año en la ciudad de Pamplona, al amparo del roñoso paraguas de la tradición y la fiesta, se asesinan a más de 40 toros. Más de 40 animales que se enfrentan a un doloroso y agónico final en las calles y plaza de toros de esta ciudad», dice el FLA en un comunicado, en el que afirma que los «corralillos del gas» se convierten en «su corredor de la muerte, y el vallado en su jaula».

Por eso defienden la necesidad de «tomar medidas para acabar» con un «acto tan cruel» como el de Pamplona y con esta idea ven «legítima toda clase de protesta y de lucha reivindicativa» contra el sufrimiento animal, así como «liberar animales de su confinamiento procurándoles un lugar digno».

Del mismo modo defienden «grabar o conseguir imágenes para dar a conocer las condiciones» en las que están los animales, «el boicot a las empresas e instituciones que favorecen el abuso» y «el sabotaje a las empresas, instituciones, herramientas e infraestructuras que favorecen el uso y abuso de animales» siempre que los daños sean solo materiales.

El FLA agrega que tras comprobar que las herramientas legales y civiles «no tienen la capacidad ni el potencial de llegar a cambiar esta situación de manera radical», han decidido «pasar a la acción» hasta que «la última jaula quede vacía».

Asumen así el sabotaje a los agujeros donde se encaja el vallado del encierro, al vallado guardado en los corrales del gas y a los accesos e infraestructura de este mismo lugar.

Y agregan que su objetivo es «impedir los eventos que utilizan animales en San Fermines, y si eso no fuera posible, al menos mermar los tiempos de los que se dispone para su preparación«.

La célula Nº19 del FLA pretende asimismo «causar daño económico a las empresas e instituciones que se lucran a costa del uso de animales» y «dar una respuesta contundente mediante la acción directa a la situación y las condiciones que sufren los animales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos