«Saborit nos descubre las virtudes de una generación»

César Luena. :: S. tercero/
César Luena. :: S. tercero

El diputado e historiador presenta hoy en Logroño una selección de las cartas del histórico socialista Andrés Saborit César Luena Coautor de 'Cartas de Ginebra'

J.A.R. LOGROÑO.

Tipógrafo y periodista, la vida de Andrés Saborit Colomer (Alcalá de Henares, 1889-Valencia, 1980) se tiene en la historiografía del socialismo español por «austera y ejemplar al servicio de las ideas». Algo que, seguramente, le permitió mantener una estrecha relación con las figuras más prominentes de la izquierda de la época. Tenido por «maestro del socialismo», dejó huella de su pensamiento en una prolífica actividad epistolar que César Luena, en su doble condición de militante del PSOE y de historiador, y el catedrático de la UR José Luis Gómez Urdáñez han recogido en el libro 'Cartas de Ginebra (Fundación Pablo Iglesias) que los autores presentan hoy en la Casa del Libro de Logroño (19 horas).

-¿Descúbranos a Andrés Saborit? -Sin duda uno de los dirigentes más importantes de la historia del PSOE. Fue de todo, concejal en Madrid, diputado, miembro del comité de huelga de 1917, dirigente del PSOE y de la UGT, director de El Socialista... etc. Su gran atractivo es que fue un socialista toda la vida y mantuvo sus ideales en todo momento.

-¿Qué aporta ahora la recopilación de sus cartas en un libro?

«Parte de lo que hemos conseguido se lo debemos a gente como Saborit, que se preocupó por dejarnos una España mejor»

-Se trata de una selección de su inmenso archivo epistolar. Una selección guiada por el interés histórico, pero también emotivo y, por supuesto, responde a nuestros tiempos, malos tiempos, en los que hay que estar fuertes como Saborit.

-¿Se adivina en esos textos algún paralelismo entre el PSOE actual y el del siglo XXI?

-Hay una línea que se mantiene viva en el socialismo democrático desde la escisión con los comunistas en los años 20. Es la línea de la defensa de los derechos de los trabajadores y de la articulación de un proyecto para mayorías desde la izquierda. En todo caso, le diré que en la historia, los paralelismos son trampas que nos ponemos a nosotros mismos. Y desde el punto de vista interno, poco tiene que ver aquel PSOE con el actual, como ocurre en todas la organizaciones políticas que son centenarias. Aunque algo permanece siempre. En el caso del PSOE, la dialéctica, más o menos fundamentada, entre opciones más a la izquierda o más moderadas es una constante.

-Su condición de político, ¿le ha permitido afrontar este trabajo con la objetividad exigible?

-Por supuesto. Incluso me ha ayudado a comprender mejor algunas claves insertas en los textos de las cartas. Ahora bien, le diré que esa objetividad siempre está en discusión, puesto que los historiadores recopilamos críticamente los hechos y los sometemos a interpretación.

-¿Qué ha descubierto de Saborit en su correspondencia?

-Las virtudes de aquella generación que vivió en primera línea los sacrificios, las privaciones, la guerra, el exilio... Virtudes como la lealtad, la perseverancia, el mantenimiento de los ideales, el amor a España.

-Toda vez que la carta parece en vías de extinción, ¿teme como historiador la pérdida de una fuente con tanto valor como la epistolar?

-No. El big data y la nube garantizan que casi toda la información sea accesible al fin y al cabo. Es curioso, se escriben menos cartas, pero nunca tanta gente ha escrito tanto. La gente escribe en Messenger, Facebook, WhatsApp, en emails... etc. Escribe gente todos los días, gente que antes no enviaba más que alguna felicitación navideña. ¡Y no se escriben cartas! Paradojas de nuestro tiempo.

-Le recomienda el libro a...

-...los más jóvenes, que necesitan referentes, pero también a los más mayores, para que sientan que su lucha no ha sido en vano. Parte de lo que hemos conseguido se lo debemos a estos abuelos que siempre se preocuparon por dejar para sus nietos una España mejor. No les defraudemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos