EL ROMANESCU, LA VERDURA MÁS BELLA

Pertenece a la familia de las crucíferas junto a coles, brécol, coliflor, nabos, rábanos, berros, rúcula, cúrcuma, mostaza o colza. Es, en realidad, una inflorescencia incapaz de producir flores verdaderas. No se trata de una coliflor de distinto color; de hecho hay coliflores de color violeta y amarillo, pero ninguna tiene esa forma tan singular.

Además, es un auténtico tesoro para la salud porque contiene una fibra soluble que contribuye a controlar y disminuir el nivel de colesterol sanguíneo. Por otro lado, consumir romanescu puede también beneficiar a los riñones, debido a su efecto ligeramente diurético y depurativo de toxinas.

También en el romanescu abundan los glucosinolatos que ayudan al organismo a expulsar sustancias contaminantes precursoras de determinadas enfermedades.

Algunos estudios parece que apuntan a que un elevado consumo de crucíferas suele ir asociado a bajas concentraciones de homocisteína en la sangre, una sustancia que se considera factor de riesgo para los trastornos cardiovasculares.

Por último, los primeros resultados de un estudio sobre diversos aspectos de la memoria parecen indicar que el consumo regular de verduras de la familia de la col podría ayudar en la lucha contra la pérdida de facultades mentales asociada a ciertas enfermedades degenerativas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos