Riojanos al paso de 'Irma'

Álvaro ante algunos de los destrozos de su vivienda. :: L.R.
Álvaro ante algunos de los destrozos de su vivienda. :: L.R.

Andrés, Rodrigo y Álvaro narran cómo afrontaron el huracán en Florida

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

El paso del huracán 'Irma' pilló a decenas de riojanos en Florida. Cada uno tomó una opción ante uno de los fenómenos naturales más grandes de la historia. Unos consiguieron volar a otro estado, otros a casa de amigos y alguno se quedó en la suya con la incertidumbre de no saber la fuerza que podía traer.

Andrés Terrazas es alumno de la Universidad de La Rioja pero este año está llevando a cabo sus estudios en Florida. Él fue uno de los pocos riojanos que pudo salir en avión del estado. Llegó a Nueva York el jueves desde Charlotte después de conducir casi dos días en busca de un lugar seguro.

Leer más

Su compañero de universidad Rodrigo Pérez se fue a casa de los padres de una compañera en Boca Ratón. «Intentamos coger un vuelo pero era imposible y decidimos irnos de la universidad porque a los que se han quedado allí los han tenido tres días durmiendo en los pasillos por precaución por el tema de las ventanas», comenta.

«La alarma fue tal que todo el mundo salía en estampida hacia el norte», dice Álvaro

Álvaro Hernando trabaja en el departamento de exportación de galletas Arluy. En Miami tiene su oficina y es el responsable para el continente americano.

«Desde el martes se hizo un seguimiento muy intenso del huracán en televisión; en cuestión de horas era difícil encontrar gasolina yo lo hice después de dos horas de fila», comenta. «La alarma fue tal que todo el mundo salió en estampida hacia el norte y el recorrido que se cubre en cuatro horas hasta Orlando costaba 16 horas así que decidí quedarme en casa», explica.

«La familia de mi novia me pidió que pasase con ellos el fin de semana para que no estuviese solo y desde el sábado por la mañana estuvimos encerrados», continúa. «Tapamos las ventanas con placas de aluminio que es muy resistente», prosigue.

No pudo salir de casa hasta el domingo por la noche. «Algún vecino incluso se ha encontrado cocodrilos en la puerta de casa», asegura.

Su vivienda tiene, después del paso de 'Irma', algunos destrozos pero nada que no se pueda solucionar y es que el ojo del huracán se desplazó finalmente hacia la zona de Naples donde muchos amigos se habían trasladado porque en principio era la zona más segura.

Para todos ellos el paso de 'Irma', afortunadamente, será sólo una experiencia que contar a su regreso a España.

Fotos

Vídeos