La Rioja vuelve a ser tierra de acogida

La población de la región bajó en 163 habitantes por el crecimiento vegetativo negativo pese a recuperar el saldo migratorio tras ocho años de pérdidasLa comunidad recibe más personas del extranjero de las que se van fuera, 400 enel 2016, por primera vez desde el 2008

JAVIER CAMPOS LOGROÑO.

La Rioja recibe más población de la que se marcha, pero no frena la pérdida de habitantes. El censo de la región bajó en el 2016 por quinto año consecutivo, si bien los inmigrantes llegados desde el extranjero superaron a los emigrantes que salieron fuera con destino a otros países por primera vez desde el 2008. La Rioja presentó el pasado año un saldo migratorio exterior positivo, al igual que el resto de comunidades autónomas a excepción de Castilla-La Mancha y Extremadura, después de ocho años de pérdidas continuadas.

Según las estadísticas de migraciones relativas al 2016 publicadas ayer por el INE a partir de las cifras de población a 1 de enero del 2017, a La Rioja llegaron 2.082 habitantes procedentes del extranjero mientras que 1.682 se marcharon fuera de nuestras fronteras, arrojando un saldo de +400 habitantes e invirtiendo la tendencia.

LAS CIFRAS

142
personas más llegaron a La Rioja de las que se fueron recuperando el saldo migratorio tras ocho años.
defunciones más
que nacimientos en La Rioja en el 2016, es decir, un crecimiento vegetativo negativo.

La pérdida de población, no obstante, cifrada en 163 personas menos (de los 312.810 con los que se cerró 2005 a los 312.647 con los que lo hizo 2016), encontraría su explicación en un crecimiento vegetativo negativo (con 299 defunciones más que nacimientos) y en un saldo migratorio entre comunidades también negativo (de La Rioja se fueron a otras regiones de España 258 personas más de las que llegaron de esas mismas regiones).

Los datos son los que son y lo cierto es que, pese a que el saldo migratorio en general vuelve a ser positivo y refleja que a La Rioja llegaron 142 personas más de las que se fueron, no son suficientes para paliar la diferencia entre las 2.960 defunciones y los 2.661 nacimientos contabilizados durante el pasado año.

Además, si el pasado 2016 La Rioja recuperó el saldo migratorio con el extranjero tras ocho años de pérdidas, el saldo migratorio interior se mantiene negativo desde el citado 2008 y la población que sale a otras comunidades autónomas sigue siendo mayor de la que viene del resto de España.

La nueva caída de la población de La Rioja por todos estos factores no se corresponde a lo sucedido en el conjunto de España (aunque presenta notables diferencias por comunidades, pues hasta 8 regiones han decrecido). Y es que la población residente en el país creció en el 2016 por primera vez desde el 2011, situándose en los 46.528.966 habitantes a 1 de enero del 2017 con un incremento de 88.867 personas. El INE precisa que durante el pasado año el número de españoles aumentó en 81.975 personas y el de extranjeros en 6.892, resultados en los que influye el proceso de nacionalización o adquisición de nacionalidad española.

En cualquier caso, además de en La Rioja, también cayó la población de Castilla y León, Galicia, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias, Aragón y Cantabria.

Fotos

Vídeos