La Rioja triplica el umbral epidémico de gripe que alcanzará su pico máximo en dos semanas

La Rioja triplica el umbral epidémico de gripe que alcanzará su pico máximo en dos semanasGráfico

Cuatro personas han necesitado ser hospitalizadas en el San Pedro, que empieza a notar los primeros problemas de saturación, según Marea Blanca

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

La expansión del virus de la gripe avanza en La Rioja. Irrumpió con fuerza la penúltima semana del 2017 y su incidencia triplica ya el umbral epidémico fijado para esta temporada en 55,7 casos por cada 100.000 ciudadanos. Tos, congestión nasal y fiebre por encima de 38,5 grados han convivido durante estas fechas con turrones y mazapanes; una combinación, la de la infección vírica con la de las reuniones familiares, que sin duda ha favorecido la difusión de esta enfermedad que como cada año vuelve por Navidad.

En concreto, según el último informe semanal del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE), que elabora el Instituto de Salud Carlos III y que recoge los datos registrados hasta el pasado 24 de diciembre, en La Rioja la incidencia es de 150,93 afectados por 100.000 habitantes, por encima de la nacional que era entonces de 120 casos.

Más

Dadas las fechas, según avanzó ayer el director del Área de Salud, José Miguel Acitores, es probable que la incidencia de la gripe haya superado esta semana los 200 casos en La Rioja -un dato que se confirmará en los próximos días- y si se comporta como lo ha hecho en temporadas pasadas, lo previsible es que se alcancen picos máximos de hasta 400 casos por 100.000 personas, un umbral con el que se multiplicaría por siete el nivel basal o epidémico y que se rozó la temporada de gripe 2016-2017 durante la segunda semana de enero.

En Urgencias se ha llegado a atender a entre 350 y 370 pacientes en una misma jornada, cuando lo habitual son 300

El incremento de casos ya se ha empezado a notar en el servicio de Urgencias del Hospital San Pedro, donde, de acuerdo con los datos facilitados por Acitores, se han llegado a atender a entre 350 y 370 pacientes en una misma jornada, cuando lo habitual es prestar atención a unos 300.

Así por ejemplo, en la tarde de ayer, según denunció Marea Blanca, la situación se habría agravado exponencialmente cuando el servicio de Urgencias se encontraba «colapsado», incluso, según la versión de este colectivo, varias ambulancias que llegaban con enfermos tuvieron que esperar una hora para dejar a los pacientes por la falta de camas.

Salud calcula que esta patología puede afectar a 400 ciudadanos de cada 100.000, incidencia similar a la de la pasada temporada

Ante el previsible incremento de casos, La Rioja tendría preparado un plan de contingencia, que ya tuvo que ser activado el pasado mes de junio cuando la ola de calor colapsó Urgencias. En concreto, en este servicio existen una serie de boxes, que actúan como hospital de día, que «en ocasiones se pueden abrir por la mañana y luego cerrarse por la tarde o al día siguiente si baja la demanda». Otros de los recursos dispuestos son las camas previstas en el Hospital de La Rioja y los controles de la cuarta planta del San Pedro, un plan 'b' al que, de momento, según Acitores, no ha sido necesario recurrir. Comparado con otros años «estamos en una buena situación -matizó- aunque esto no nos puede hacer bajar la guardia».

Menos agresivo

La onda epidémica, al menos de momento, no está revistiendo demasiada gravedad. No se trata, según Acitores, de un virus que ataque con tanta virulencia como otros años, aunque, por ahora, cuatro personas cuyo estado de salud era grave han necesitado ser ingresadas en el Hospital San Pedro. Se trataría de pacientes que llegaron con neumonía y dificultades respiratorias y que en algún caso precisaron estancia en la UCI y que luego se confirmó que tenían gripe.

La mayoría de los que acaban hospitalizados son personas con enfermedades previas

La mayoría de los enfermos que acaban ingresando en el hospital son personas mayores o no tan mayores que tienen patologías concomitantes que se agravan con la gripe. Por lo general, son pacientes que forman parte de los grupos de riesgo y a los que se recomienda la vacunación para evitar males mayores.

A partir de que la gripe alcance su techo, posiblemente a mediados de este mes, también lo más previsible es que comience un descenso paulatino en el número casos. Sea como fuere, apunta Acitores, «es una cuestión de tiempo y a unas comunidades llega antes y a otras más tarde». Por ejemplo, en Asturias, de acuerdo con el mismo documento, la gripe afectaría a 394 habitantes de cada 100.000 y en Cantabria a 230, mientras que en Baleares, esta patología es todavía anecdótica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos