La Rioja, en el ojo del temporal

Una máquina quitanieves avanza por la carretera de Burgos, en Santo Domingo de la Calzada, cerca del puente del santo. :: /Javier Albo
Una máquina quitanieves avanza por la carretera de Burgos, en Santo Domingo de la Calzada, cerca del puente del santo. :: / Javier Albo

La región recupera, momentáneamente, la normalidad, a la espera de un nuevo frente que llegará a partir del martes

C.N./M.M. LOGROÑO.

La Rioja recuperó ayer poco a poco una relativa normalidad después de que las copiosas nevadas del primer gran temporal de este 2018 colapsaran las principales vías de comunicación que vertebran la región y dejaran sin luz a los vecinos de 40 municipios (diez seguían sin servicio al final del día).

En la AP-68, en el kilómetro 79, en la zona de Haro, la salida de la vía de un camión bloqueó el tráfico en dirección a Logroño desde las 19 horas del sábado hasta las cinco de la madrugada de ayer cuando lograron salir los últimos vehículos. Para entonces muchos de ellos llevaban más de diez horas atascados en la autopista con temperaturas bajo cero. En la A-12, la autovía del Camino, en los alrededores del Alto de Santo Antón, pasado Nájera, en sentido Logroño, cientos de coches quedaron atrapados desde las 17.30 horas hasta pasadas las dos de la madrugada. La N-111, que conecta La Rioja con Soria y con Madrid, fue otra las vías principales de la comunidad que sufrió los embates del temporal. La acumulación de nieve obligó el cierre al tráfico desde las 13.30 horas entre los puntos kilométrico 266 y 291, desde Lumbreras hasta el límite con Soria.

Mientras la calma volvía a la red principal y las máquinas quitanieves lograban despejar las carreteras, en la red secundaria los problemas persistían, a pesar de que una docena de equipos desplazados (dentro del operativo de seguridad invernal) trabajaban para resolver las incidencias. El acceso a la estación de esquí de Valdezcaray permaneció cerrado, lo mismo que la LR-340, desde Santa Coloma hasta Castroviejo, así como todos los puertos de montaña de la red autonómica, salvo el Puerto de La Rasa (LR-245, Muro en Cameros) para el cual fue obligatorio el uso de cadenas. Además, en la LR-111 se precisó el uso de cadenas desde Valgañón hasta Ezcaray.

Cuarenta pueblos sufrieron cortes, algunos de hasta 30 horas, en el suministro eléctrico

La zona de los Cameros -informa Pilar Hidalgo- fue una de las más castigadas por el temporal. Villoslada de Cameros, acostumbrada al blanco, amaneció con nieve hasta la bandera. Otro punto de presencia habitual como es El Rasillo presentó hasta 40 o 45 centímetros de espesor. Rabanera despertó incomunicada y en sus calles se acumuló hasta un metro de nieve. Los vecinos de Nestares, que se quedaron sin luz, también se despertaron aislados hasta que la máquina quitanieves despejó sobre las 11 de la mañana la carretera hasta el empalme con la N-111. En Ortigosa tuvieron que lidiar con la nieve y también con la falta de suministro eléctrico que, por fin, regresó, a primera hora de la tarde de ayer tras más de 30 horas sin luz. El corte, según afirmó el alcalde, se produjo por la rotura de tres cables.

En Villamediana de Iregua, en torno a 250 viviendas de las zonas de San Isidro y La Cabaña comenzaron a registrar cortes intermitentes de luz desde la noche del viernes. Así permanecieron toda la jornada del sábado hasta que de madrugada se fue definitivamente la luz. Sobre las 10.20 horas de ayer se restablecía el suministro. La incidencia se produjo como consecuencia de la caída de un cable en la zona del cementerio por la lluvia. Interrupciones hubo también en Logroño durante la noche del sábado al domingo.

En Nájera -informa Félix Domínguez- se produjeron algunos cortes intermitentes de luz y en Anguiano al corte de luz se sumó el de la telefonía móvil. Cortes de mayor o menor intensidad en el suministro eléctrico se produjeron también -informa Javier Albo- en Santo Domingo, Ezcaray y sus aldeas, donde además tampoco se pudo comunicar por medio del móvil ni Internet. En aldeas como Zaldierna, Urdanta, Azarrulla, Posadas o San Antón, los vecinos describieron la situación como de «colapso». En Valgañón, además cayó un castaño centenario en la carretera a la altura de Tres Fuentes. Sin luz estuvieron también en Santurde y, además, sin agua corriente en la parte alta del pueblo. No hubo suministro eléctrico en el valle de Ocón durante 20 horas; a las 18.30 horas de ayer se restableció el servicio en Ocón y también en Urbaña y Moncalvillo.

En total, 40 pueblos registraron problemas de suministro eléctrico. Sobre las 16.30 horas, se pudo comenzar a restablecer el servicio (habían caído numerosas torres y líneas de media tensión). Al final del día Murillo recuperó la luz aunque (al cierre de esta edición) aún quedaban nueve pueblos sin servicio: Cañas, Cellórigo, Foncea, Lagunilla de Jubera, Matute, Pradillo, Tobía, Villar de Torre y Villarejo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos