Rioja Salud quiere que el CIBIR sea el eje del futuro instituto de investigación sanitaria

Javier Aparicio, ayer. :: G.R./
Javier Aparicio, ayer. :: G.R.

Aparicio avanza que la acreditación supondría más financiación y permitiría nuevas líneas investigadoras, como alimentación y salud

ROBERTO GLEZ. LASTRA

Logroño. La Fundación Rioja Salud iniciará a principios del próximo año la tramitación para convertirse en instituto de investigación sanitaria, una acreditación que, una vez aprobada por el Instituto de Salud Carlos III, adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad, permitiría al organismo riojano disponer de más financiación.

Este fue uno de los retos para el 2018 avanzados ayer por el director gerente de la Fundación Rioja Salud, Javier Aparicio, quien concretó que ese futuro instituto de investigación sanitaria, que aglutinaría las áreas de investigación del CIBIR y de los centros del Sistema Público de Salud, además de los departamentos de la UR, de empresas y centros tecnológicos que se quieran sumar, acumularía a las actuales líneas investigadoras la de Investigación Alimentaria y Salud.

No obstante, Aparicio recordó que «la primera iniciativa que pondrá en marcha la Fundación Rioja Salud el próximo año será la aprobación del primer Plan Estratégico de Innovación en Salud de La Rioja. Entre las iniciativas que prevé el plan está el desarrollo e implantación del mismo módulo de prescripción electrónica para todo el ámbito de la dispensación ambulatoria de medicamentos; la creación de un servicio de atención telefónica médica las 24 horas y avanzar en la firma biométrica de consentimientos mediante la utilización de bolígrafos digitales que permita la generación nativa digital de los consentimientos informados. «Queremos ser los motores de la innovación en el sistema sanitario», añadió el director gerente, que anunció también la creación de un Observatorio de la Formación Socio-Sanitaria, integrado por profesionales del sistema y de otras instituciones.

50.000 pacientes atendidos

Aparicio, que reiteró la satisfacción de los integrantes del Patronato de la Fundación por la reciente firma del protocolo entre el Gobierno de La Rioja y La Fundación Amancio Ortega gracias a la cual se podrá adquirir dos aceleradores lineales y un mamógrafo, desglosó también algunas de las cifras claves del año que ya se despide. Así, detalló que más de 50.000 riojanos han sido atendidos en la parte asistencial, que en la unidad de Oncología Radioterápica se han contabilizado 12.077 sesiones en el acelerador, que en cuidados paliativos se prestó atención a 2.503 pacientes y que en la unidad de Mama se han realizado 13.591 diagnósticos por imagen.

Finalmente, tras recordar que la Fundación ha impartido casi 2.000 horas de formación a más de 5.500 alumnos, resaltó que en la investigación biomédica, centralizada en el CIBIR, se ha contado con 83 investigadores que han realizado 33 publicaciones, han participado en 6 congresos y han dado lugar a dos patentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos