La Rioja recupera su atractivo para los inmigrantes tras la fuga por la crisis

La Rioja recupera su atractivo para los inmigrantes tras la fuga por la crisis

En la primera mitad del año vinieron a la región 1.152 extranjeros mientras que 934 personas dejaron la comunidad para residir en otros países

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

La Rioja vuelve a tener tirón para los extranjeros y recupera su atractivo para los inmigrantes que regresaron a sus países durante los años de crisis. Ésta es la conclusión que se extrae del último informe de Migraciones relativo al primer semestre de este año que ayer difundió el Instituto Nacional de Estadística (INE). De acuerdo con este documento, el saldo migratorio con el extranjero fue 218, es decir, a esta región procedentes de otros países llegaron 218 personas más que las que se fueron. En concreto, vinieron 1.152 y salieron de España desde esta comunidad 934.

El dato de este primer semestre apuntala una tendencia que comenzó en el segundo semestre del 2015. Entonces el año acabó con un tímido repunte del saldo migratorio con el extranjero -tan sólo vinieron cinco personas más que las que se fueron- y continuó con más fuerza los meses siguientes. La Rioja recuperaba así el tono perdido durante los años de crisis, en los que se produjo un éxodo masivo de la población extranjera. En seis años, según los datos del INE, se fueron más de 20.000 extranjeros.

En la práctica el retorno es cosa del pasado y los extranjeros que convierten a La Rioja en su destino vienen, sobre todo, de Rumanía. En los primeros seis meses de este año, 199 procedían de este país del este, 170 de Marruecos, 104 de Colombia y 62 de Portugal.

Además de este movimiento de población, el último informe del INE también recoge el saldo migratorio interautonómico y en este capítulo La Rioja no sale tan bien parada. Siguen siendo más los que se van que los que llegan. En el mismo periodo que analiza el documento, se fueron 1.773 y vinieron 1.644 personas de otras regiones de España. Así las cosas el saldo migratorio fue negativo (129), un resultado que se repite, salvo raras excepciones, año tras año.

Teniendo en cuenta estos datos, además del saldo vegetativo negativo (-290) del primer semestre del año, a 1 de julio pasado la población de La Rioja se redujo en 201 personas (-0,06%) al pasar de los 312.624 habitantes que había a 1 de julio del 2016 a los 312.423 de este año.

En tablas

En el conjunto de España, el saldo migratorio positivo en el primer semestre del 2017 de 52.926 personas compensó un saldo vegetativo negativo de 31.905 personas -más defunciones que nacimientos- registrado en el mismo periodo. En esta primera mitad del año llegaron a España 237.115 personas procedentes del extranjero, un flujo que se situó al nivel del segundo semestre del 2008.

Así, la población residente en España se situó en 46.549.045 habitantes a 1 de julio de 2017, lo que supuso un aumento de 21.021 personas respecto a comienzos de año (el 0,21% más respecto al semestre anterior), que consolida el crecimiento de la población iniciado en el segundo semestre de 2016 (+0,09%) pese a la baja natalidad y el ritmo de defunciones entre la población residente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos