La Rioja mantiene el tercer lugar en calidad de vida tras País Vasco y Navarra

Domínguez destaca la evolución de los indicadores sociales como consecuencia del estable comportamiento de la economía riojana

A. GIL LOGROÑO.

La Rioja mantiene el tercer lugar en calidad de vida, únicamente por detrás del País Vasco y Navarra, según recoge el Anuario Estadístico de la región 2017, que ayer presentaron el consejero de Hacienda, Alfonso Domínguez, y la directora del Instituto de Estadística de La Rioja, Natalia Ríos.

El dato, que tiene en cuenta aspectos como las camas hospitalarias por habitante, la tasa de pobreza, la renta media, el paro o la educación, coincide con el informe difundido ayer por la Fundación BBVA (ver la información en la parte inferior de esta página) que confirma el tercer lugar para la Comunidad riojana: «La política económica del Gobierno de La Rioja, la estabilidad presupuestaria y la rebaja de impuestos funcionan», aseguró Domínguez.

En este sentido, el consejero aludió al efecto social que en la región está teniendo la recuperación económica, con una tasa de camas hospitalarias por cada mil habitantes superior a la media nacional, una tasa de pobreza inferior y una renta media por persona por encima del conjunto nacional.

Domínguez destacó los «avances» de la región hacia una economía y una sociedad digital, uno de los grandes objetivos del Ejecutivo con el desarrollo de la denominada Agenda Digital: «Somos la sexta región con mayor grado de digitalización del país, mientras que dentro del ámbito europeo, nos situaríamos en el puesto 19 de los 28 países miembros».

El consejero de Hacienda recordó que el Anuario Estadístico recoge por primera vez el Índice de la Sociedad de la Información (IRIS) que mide el grado de digitalización de países y regiones: «Estamos avanzando hacia una economía y una sociedad digital y en el periodo 2013/2015 tenemos en la región 348 empresas innovadoras, lo que supone el 30% del total, más que la media estatal del 28,45%».

El consejero se refirió también al otro gran reto que asume la región de cara a los próximos años y décadas como es el envejecimiento y la dispersión poblacional. Por quinto año consecutivo la población riojana, con datos del 1 de enero del 2017, disminuyó, aunque lo hizo sólo en 163 personas (-0,05%) y la causa fue el mayor número de fallecimientos sobre los nacimientos. En este sentido, los flujos migratorios están revertiendo la situación provocada por la crisis económica y, en el año 2016, se fueron 5.436 personas de la región pero llegaron 5.606.

Actividad económica

Por su parte, Natalia Ríos ofreció datos más detallados sobre la actividad económica y recordó que la tasa de paro (EPA) a finales del 2016 es similar al que había en el año 2009. La cifra de negocios del sector industrial creció el 1,7%, mientras que la mejora del sector servicios fue del 4%. También el comercio mejoró su facturación en un 1,6%, mientras que la construcción presenta tasas de crecimiento tanto en obra nueva como en la rehabilitación de edificios.

Respecto al comercio exterior, Ríos explicó que la tasa de cobertura (exportaciones sobre importaciones) sigue siendo positiva pese a que la importación de tabaco apenas ha bajado al mantener Altadis un centro de logística y las exportaciones notablemente por la desaparición de la factoría de la antigua Tabacalera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos