La Rioja destruyó 500 empleos y sumó un millar de parados el pasado año, según la EPA

La región cerró el 2017 con el peor dato interanual del país y 17.600 desempleados, pese a un buen último trimestre en el que rebajó la cifra en 1.600 personas y ganó 2.700 ocupados

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA LOGROÑO.

El mercado laboral riojano no podrá brindar por el 2017 a tenor de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos ayer por el INE, que reflejan que la región destruyó durante el pasado año 500 empleos y sumó un millar de desempleados más para cerrar el ejercicio con 17.600 parados.

Ni siquiera el excelente cuarto trimestre, periodo en el que la comunidad redujo en 1.600 personas su cifra de paro y aumentó en 2.700 el listado de ocupados, sirvió para evitar el mazazo interanual, que convirtió al riojano en el peor dato de evolución del paro del país, con un incremento en los 12 meses del 5,8%. De hecho, la región fue junto a Cantabria -1.400 parados más (+3,8%)- la única comunidad en la que no descendió el desempleo. En el conjunto de España el número de parados se redujo el pasado año en 471.100 personas (-11,12%) para fijar la cifra final al cierre del 2017 en 3.766.700.

LAS CIFRAS NACIONALES

parados menos registro el conjunto del país al cierre del 2017, un ejercicio que se despidió con 3
766.700 desempleados.
ocupados sumó España el pasado año para cerrar con 18
998.400.

Pese a todo, La Rioja puede presumir aún de la cuarta mejor tasa de paro del país, el 11,51%, por detrás de Aragón (11,37), País Vasco (10,57) y Navarra (9,63), y 5,04 puntos por debajo de la nacional, fijada en el 16,55%.

De los 16.700 parados riojanos actuales, 7.800 son hombres, 300 más que un año atrás, lo que sitúa la tasa de paro masculina en el 9,45% (14,97% la nacional); y 9.800 mujeres, 700 más que al cierre del 2016, lo que eleva la tasa de desempleo femenina al 13,94% (18,5 la del conjunto del país).

Por edades, el colectivo de menores de 25 años vio incrementada la cifra de parados en 800 personas a lo largo del pasado año, de 1.700 a 2.500, para fijar su tasa de paro en el 28,69%, 6,32 puntos por encima de la de finales del 2016, pero aún así la cuarta más baja de España y más de 8 puntos por debajo de la nacional (37,46). En el caso de los mayores de 45 años la cifra de desempleados también creció a lo largo del 2017 en otras 800 personas, de 6.200 a 7.000.

El comportamiento no fue igual en todos los sectores de actividad. Así, en Agricultura, pese al incremento en el último trimestre de 500 parados, la cifra final se mantuvo en los 1.800 de 12 meses atrás; muy similar también fue el comportamiento en Construcción, con 800 parados al cierra del 2017 frente a los 700 del 2016. Mientras la cruz se presentó en Servicios, con 2.000 parados más a lo largo del pasado año, de 3.700 a 5.700; la cara llegó en el apartado de Industria, con una mengua de 900 desempleados en esos 12 meses, de 2.200 a 1.300. También aportó su granito el colectivo de Parados que buscan su primer empleo, con una leve rebaja de 200 desempleados, de 8.200 a 8.000.

Tanto o más preocupante que el capítulo de parados es el de la ocupación. También aquí el comportamiento en el último trimestre fue excelente, con un aumento de 2.800 ocupados en La Rioja, lo que no ha evitado un resultado interanual negativo, con 500 empleos destruidos en los 12 meses, de los 135.800 ocupados del final del 2016 a los 135.300 con que remató el 2017 -74.900 hombres y 60.400 mujeres-. La gran debacle llegó desde Agricultura, con una pérdida de 3.700 ocupados, para acabar el año con 4.800 de los 8.500 que acreditaba en diciembre del 2016. Servicios perdió otros 400, de 88.800 a 88.400. El resto, brillantes: Industria ganó 2.300 para acabar con 34.700; y Construcción, 1.300 hasta alcanzar los 7.400 al final del pasado año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos