La Rioja bajará la previsión de crecimiento del PIB para el 2018 por la crisis catalana

Grajea, Flaño, Ubis y Vallejo con Martínez y Domínguez, durante la negociación del Presupuesto 2017. /  S.T.
Grajea, Flaño, Ubis y Vallejo con Martínez y Domínguez, durante la negociación del Presupuesto 2017. / S.T.

Domínguez descarta un impacto este año, pero asume que será necesario ajustar la estimación en el presupuesto regional del próximo ejercicio como ha hecho el Gobierno central

M. J. GONZÁLEZ LOGROÑO.

La inestabilidad actual en Cataluña y, sobre todo, la incertidumbre sobre el futuro van a tener un efecto en la economía de esa región y en la española, ya que el peso de Cataluña en el PIB nacional es muy relevante, pero también en La Rioja, puesto que revisará a la baja la previsión de crecimiento del PIB para el 2018 con la que se están preparando los presupuestos de la comunidad para ese ejercicio. Así lo reconoció ayer el consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, quien, eso sí, descartó efectos en el corto plazo: «Yo, personalmente, no espero un impacto grande en el crecimiento económico del 2017, porque seguimos manteniendo un buen nivel de estabilidad y de inversiones». Ahora bien, «si la situación continua estresada, seguro que al final lo vamos a notar en el 2018», avisó.

Domínguez explicó que, debido al desafío secesionista, en Cataluña «se están viendo efectos en el sistema bancario, caída de los ingresos turísticos y un descenso de los proyectos de inversión». Unos perjuicios que, debido al peso relativo de esa autonomía en la economía española, llegarán a todo el país, por lo que el Ministerio de Economía ya ha hecho ajustes a la baja en el crecimiento para el 2018, recortando del 2,6% al 2,3% la estimación de alza del PIB. Y es sobre ese nuevo umbral sobre el que el Gobierno regional deberá trabajar las Cuentas regionales del próximo ejercicio que en estos momentos negocia, «sobre todo», con Ciudadanos (Cs).

En este sentido, el consejero consideró «muy relevante» que los Presupuestos estén aprobados para el mes de enero porque en sí mismos «son la medida de protección más clara para mitigar los efectos que puede producir la crisis catalana y «tener plenamente desplegada la capacidad de inversión y de gasto del Gobierno de La Rioja». Contar con unos presupuestos en plazo «genera certidumbre en cuanto a inversiones públicas, crecimientos salariales de los empleados públicos y políticas públicas sociales y económicas», lo que «da estabilidad y capacidad para protegernos mejor frente a los desafíos que podamos tener» y a «las distorsiones y las contracciones de la economía» que se produzcan. El consejero eludió profundizar sobre cuál es el estado de las negociaciones con Cs por «discreción», pero se mostró «optimista» con tener las Cuentas aprobadas para el 1 de enero porque «Ciudadanos está comprometido con la estabilidad».

Por último, Domínguez confirmó que «existe una preocupación de las empresas riojanas» porque las relaciones comerciales con esa comunidad son «intensas». Cataluña es la cuarta región de España a la que más venden las empresas riojanas, representando el 11,5% (286,5 millones) de las 'exportaciones' de La Rioja al resto del país, según datos del Centro de Predicción Económica (CEPREDE).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos