El SOS Rioja 112 atendió una llamada por minuto por las nevadas del fin de semana

El SOS Rioja 112 atendió una llamada por minuto por las nevadas del fin de semana

El organismo recuerda que fue la primera alerta roja por nieve de la historia y propondrá a la AEMET revisar los umbrales para reducir la cifra de avisos

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

El día 4 de enero, pasadas las 23.40 horas, la Agencia Estatl de Meteorología emitió un aviso rojo por nieve en la comunidad de La Rioja y éste puso en marcha un protocolo de actuación en el que el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) del SOS Rioja 112 tuvo que trabajar a destajo.

«Normalmente tenemos unas 700 llamadas diarias, pero solo generamos unos 300 partes de incidencias y en esos dos días atendimos 2.825, lo que supone una por minuto en esas 48 horas, menos si tenemos en cuenta que la emergencia se concentró en la tarde-noche del sábado y la mañana del domingo. Esas llamadas generaron 2.378 llamadas de salida, eso es otra por minuto, y gestionamos 1.637 partes de incidencias, uno cada minuto y medio», detalla, en declaraciones a Diario LA RIOJA, el jefe del servicio, José Ignacio Rodríguez Maimón, quien resalta que «ha sido el primer aviso rojo por nevadas en La Rioja en la historia».

Más

De hecho, toda la comunidad solo ha estado en alerta roja en otras tres ocasiones: el 11 de agosto del 2012 por calor y el 7 de noviembre del 2000 y el 8 de marzo del 2007 por vientos.

Tras aclarar que «siempre está activo nuestro plan de emergencias genérico, el PLATERCAR, el Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad Autónoma de La Rioja, que consta de cuatro niveles: 0, 1, 2 y 3, Rodríguez Maimón explica «los avisos -amarillo, naranja o rojo- los emite la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) según los umbrales fijados para La Rioja, que en el caso de de nieve depende de los espesores previstos y las alertas, con los mismos colores, se activan desde Protección Civil».

Una vez recibido el aviso comienza la labor del Centro de Coordinación Operativa, según resume su máximo responsable. Cuando el aviso es amarillo se vuelca en la página web como nota de prensa y se lanza un sms que reciben casi medio centenar de personas entre cargos de la Administración, bomberos, policías locales, los técnicos de las distintas agrupaciones de Protección Civil, el Servicio Riojano de Salud... Pero cuando es naranja o rojo, como el del pasado fin de semana, se abre un expediente y, además de enviarse el sms a todo el personal implicado en el proceso, se remite un fax a las distintas bases de las policías locales y a los parques de bomberos, entre otros. «De hecho, el otro día se reforzó la comunicación incluso con llamadas telefónicas para remarcar que se trataba de una alerta roja», remacha Rodriguez Maimón.

En estos casos, se procede a un refuerzo del servicio del Centro de Coordinación Operativa del SOS Rioja 112, añade su jefe, un protocolo que, recuerda, «me consta que también hicieron, por ejemplo, los bomberos de Logroño y los del CEIS y otros servicios implicados en el operativo».

El SOS Rioja 112, que cuenta con una plantilla de 10 empleados públicos y 30 trabajadores de la empresa contratada por concurso para dar el servicio, dispone además de sus recursos propios de los que le proporciona el convenio con Cruz Roja. «Ahí disponemos de un importante inmovilizado clave: hospitales móviles, tiendas de campaña, mantas, camas... Cruz Roja te proporciona todo lo que le pidas. Disponemos de dos conductores de continuo, un coordinador permanente, un equipo de cuatro psicólogas para cubrir las 24 horas... Pero en emergencias como la del otro día, lo que necesites, estaba muchísima gente trabajando en las distintas asambleas locales de la entidad», detalla Rodríguez Maimón, quien cree que lo sucedido el pasado fin de semana debe «hacernos reflexionar, a todos, para mejorar».

En este sentido avanza la apertura de conversaciones con la Agencia Estatal de Meteorología: «Lo mismo que desde hace unos años La Rioja tiene dos zonas -la Ibérica y el Valle del Ebro- en vez de una demarcación única para los avisos, queremos hablar con la AEMET para tratar de solucionar lo que ha pasado y mejorar. En este sentido, queremos proponerles subir los umbrales porque 6 y 8 centímetros en la Ibérica igual no tienen que ser un aviso amarillo. No sé, igual tanto aviso y tanta alerta y luego no pasa nada... Es lo de Pedro y el lobo. Creo que haríamos menos avisos y menos alertas, evitaríamos aquellos que no llevan a nada y habría menos lobos y para cuando venga de verdad saber todos a qué atenernos. Vivimos en una alerta permanente y todos tenemos que aprender de lo que ha ocurrido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos