El Rioja ante los retos del mañana

Nuevos paisajes. La denominación encara en los próximos años diversos frentes. ::
/JUAN MARÍN
Nuevos paisajes. La denominación encara en los próximos años diversos frentes. :: / JUAN MARÍN

El libro 'Análisis de un sector. Rioja 4.0', del doctor en Economía Emilio Barco, muestra el panorama al que se enfrenta la Denominación en los próximos años, con el horizonte clave de la liberalización de las plantaciones en el 2030

SERGIO MARTÍNEZ

Rioja es una denominación abierta al mundo desde hace mucho tiempo, y que compite en un escenario global que le obliga a mantenerse siempre a la última, a adaptarse a diversas normativas y reglamentaciones internacionales y a permanecer en constante renovación. El Consejo Regulador ha experimentado en los últimos años esa necesidad de moverse entre la tradición y la reconocidad calidad de Rioja y las peticiones de los mercados. Nuevos consumidores, nuevos vinos y nuevas formas de elaborar. El futuro obliga a ir un paso por delante, y precisamente algunas cuestiones fundamentales son señaladas en el libro 'Análisis de un sector. Rioja 4.0', de Emilio Barco, de reciente publicación.

El doctor en Economía y uno de los mayores expertos de la región en materia vinícola, analiza la situación actual de Rioja en su libro, pero centra su capítulo final en los retos que están por venir, especialmente en el horizonte que se marca en 2030, año para el que la Comisión Europea establece la liberalización de las plantaciones de viñedo. «Sería un cambio radical porque dejaría de haber mecanismos de control del crecimiento de la superficie y se podría plantar todo lo que se demandara», explica Emilio Barco.

Actualmente, Rioja cuenta con un sistema de autorizaciones que pretende un crecimiento controlado y que no vaya en detrimento de la calidad de los vinos, algo que choca con la propuesta europea de libertad de plantación que ofrecería un escenario totalmente diferente e incierto: «El peligro en este nuevo panorama lo pueden tener todos, de grandes a pequeñas bodegas. Será un escenario como en el mercado de los cereales, el de la fruta o las conservas, donde no hay un mecanismo que te permita proteger como ha ocurrido hasta ahora. El que mayor riesgo de desaparición tiene es el que no esté en el mercado».

Ante esta situación, Emilio Barco analiza en el libro el sistema utilizado por 'Champagne' y que podría suponer una solución ante la liberalización para controlar el potencial productivo de la región. Tal y como explica, en la denominación francesa están delimitados no sólo los municipios sino también las parcelas en las que se puede plantar, y en los últimos apenas ha habido nuevas plantaciones que no procedan de arranques ya que todas esas parcelas se encuentran utilizadas.

Emilio Barco sugiere un sistema similar basado «en un estudio de aptitud vitícola de los suelos, lo que permitiría acotar el posible crecimiento extensivo de la Denominación». Los principales problemas de este sistema derivan de las tensiones creadas tanto a la hora de su implantación como de su modificación.

Reserva cualitativa

Otro aspecto interesante que ofrecería a Rioja soluciones ante los problemas no sólo del futuro sino los que ha sufrido en los últimos años es la reserva cualitativa, para la que Emilio Barco también se fija en 'Champagne', donde los productores guardan parte de la cosecha para hacer frente a la diferentes situaciones que se pueden dar de un año a otro. «La ventaja es obvia en Rioja, y es que la campaña del 2017 fue muy corta por las heladas, mientras que en la anterior se tiraron cincuenta o sesenta millones de kilos al suelo. Eso que se tiró el año pasado, con un mecanismo de reserva hubiese venido muy bien para cubrir lo que se perdió por las heladas», apunta Barco.

Rioja necesita seguir adaptándose a las situaciones generadas tanto por el mercado como por el cambio climático, y en una mundo en el que la información es poder, disponer de todas las variables de forma clara que van desde el cultivo de la uva hasta la venta del vino es interesante. Para ello, Emilio Barco plantea en el libro un observatorio económico de la cadena de valor que gestionase información sobre los precios de origen y destino; el potencial productivo; la estructura de producción y elaboración; y los mercados. «Sería interesante conocer cual es la estructura de la cadena de valor, cómo se genera y se va formando el precio del campo al consumidor». El futuro de Rioja es complejo y exige cambios en relación a debates ya planteados y trabajados en el seno de la Denominación. Emilio Barco también alude en 'Análisis de un sector. Rioja 4.0', además de los ya mencionados, a la implantación de los nuevos sistemas de control, las estrategias de crecimiento extensivo e intensivo, las nuevas categorías complementarias, como la de viñedos singulares, la salida de algunas bodegas alavesas de la Denominación o la reducción del número de viticultores y bodegueros. Un trabajo con muchos frentes abiertos para el Rioja del mañana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos