La Rioja, año uno sin Altadis

Un grupo de los últimos trabajadores que salieron de la fábrica antes del cierre. /Justo Rodríguez
Un grupo de los últimos trabajadores que salieron de la fábrica antes del cierre. / Justo Rodríguez

Cerró sus puertas el viernes 30 de diciembre de 2016 con 466 empleados en plantilla, 141 se prejubilaron y para otros 262 hubo recolocación interna

M. J. G. LOGROÑO.

Aunque la última caja de cigarrillos se fabricó a las 13.14 horas del 30 de noviembre y de que el cierre oficial en La Rioja se produjo el 31 de diciembre, la actividad de Altadis en La Rioja concluyó formalmente el viernes 30 de diciembre del 2016. Con ello, finalizaron 126 años de historia de Tabacalera en la región, tras una decisión que la empresa había anunciado el 19 de enero. La planta echó la persiana, si bien 19 trabajadores permanecen, hasta que les llegue la edad de jubilación, para desmantelar la factoría riojana. Otros 33 se trasladaron a la planta de 'Entrambasaguas' que la multinacional tabaquera tiene en Cantabria, ocho más se fueron a Alemania y unos cien abandonaron la compañía tras ser indemnizados.

El cese de la planta de Altadis en el polígono riojano de El Sequero se anunció justo después de la Navidad del 2016 y afectó a los 471 trabajadores que estaban en ese momento en la plantilla. Una vez conocida la situación, el Gobierno de La Rioja, a través de la consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González, señaló que era una de las «peores noticias» para la sociedad y la economía riojana, y anunció diversas reuniones y encuentros -tanto con la empresa, representantes sindicales o Ministerio de Industria, entre otros- encabezados por el presidente del Ejecutivo regional, José Ignacio Ceniceros, para intentar revertir y minimizar tan dura decisión.

Otras instituciones, partidos políticos y gran parte de la sociedad riojana mostraron su rechazo al anuncio de la multinacional. Por su parte, los trabajadores iniciaron una serie de movilizaciones y manifestaciones por las calles de la capital riojana, y en la propia planta, con un encierro incluido del comité de empresa, para presionar a la dirección de la compañía.

Los diferentes negociaciones entre la multinacional y el comité de empresa se sucedieron, tanto en Londres como Madrid, logrando, el 11 de febrero, ampliar el plazo del cierre, previsto inicialmente para el 30 de junio, al 31 de diciembre.

El acuerdo definitivo, entre empresa y sindicatos se ratificó el 12 de mayo, por el que de los 466 empleados que tenía en ese momento la compañía, y al margen de las bajas incentivadas y de los traslados, 141 se prejubilaron y hubo recolocación interna para 262.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos