Retos pendientes

Riojanos con diferentes discapacidades, en el Parlamento Europeo. :: cermi/
Riojanos con diferentes discapacidades, en el Parlamento Europeo. :: cermi

El CERMI recuerda que la ansiada accesibilidad universal aún no es un hecho

IÑAKI GARCÍA

A punto de acabar el año, llega el momento de hacer balance. Así ocurre en muchos ámbitos y el del CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad) demuestra que quedan muchos retos pendientes para el 2018, entre ellos el de la anhelada accesibilidad universal.

Desde el comité en La Rioja se admite que la accesibilidad en todos los productos, bienes y servicios para las personas con discapacidad y sus familias está mejorando, pero lo hace a un ritmo «demasiado lento». De esta manera, se afirma, no se ha alcanzado el objetivo «adquirido por las administraciones» hace 14 años. «Entonces, España aprobó una legislación que establecía unas obligaciones de accesibilidad y no discriminación, de modo que todo lo nuevo tendría que ser necesariamente accesible y, para lo preexistente que no reuniera esos parámetros, se fijaban unos límites temporales para convertirlos en accesibles», se explica desde el CERMI.

Dichos límites llegaban, en un principio, hasta el 2019, pero después se redujeron los plazos hasta el 4 de diciembre del 2017. «La fecha ya se ha cumplido, pero la realidad es que los deberes legales no están hechos», añade el secretario del CERMI en La Rioja, Javier Muñoz.

Desde la región se pide que dicha accesibilidad universal se entienda como un derecho y un bien social básico «que ha de ser promovido, amparado y protegido» por los poderes públicos. «Derechos de los que se nos privan si bien esas mismas personas nos exigen, como no debe ser de otra forma, todos los deberes que imponen al resto de la sociedad», apunta Muñoz, al mismo tiempo que resalta que la accesibilidad universal beneficiaría al 100% de la sociedad.

El CERMI riojano, además, denuncia otros abusos como el de las esterilizaciones forzosas, ya que son contrarias a la Convención de los Derechos Humanos de Personas con Discapacidad. «Donde se recoge que las personas con discapacidad, incluidos los niños y las niñas, mantengan su fertilidad en igualdad de condiciones que los demás», incide el secretario del CERMI en La Rioja.

De cualquier manera, en el balance también hay puntos positivos y, de hecho, desde el CERMI se congratulan de que «el Parlamento de la nación se haya hecho eco de la problemática de muchas personas con discapacidad que no tienen derecho al voto, haciéndola suya y estudiando dicha discriminación».

Por último, el Comité en La Rioja asegura que «la naturalidad, el respeto y el sentido común» son los mejores consejos en el trato hacia la persona con discapacidad y ofrece unas recomendaciones: «Sea siempre discreto, diríjase a ella como persona con discapacidad, háblele directamente a ella y no a su acompañante, pregunte antes de ayudar y, sobre todo, actúe con naturalidad y, si lo desea, pregunte cómo puede ayudar antes de actuar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos