Las residencias y centros públicos de servicios sociales logran una nota de 8,9

Escobar y Sanz, antes de su comparecencia de ayer. :: Justo Rodríguez

Una empresa externa ha elaborado un estudio con 3.352 encuestas a usuarios y familiares en los ámbitos de mayores y personas con discapacidad

ROBERTO GLEZ. LASTRA LOGROÑO.

Casi sobresaliente. Una encuesta elaborada por una empresa externa sobre la satisfacción de los usuarios y familiares de los centros públicos de servicios sociales de La Rioja (mayores y personas con discapacidad) ha otorgado a la red regional una nota de 8,9 sobre 10.

«La nota es lo de menos, pero estamos moderadamente satisfechos. Es una referencia que nos sirve para seguir mejorando la atención a nuestros mayores y a las personas con discapacidad», destacó el consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, quien compareció acompañado por la directora general de Servicios Sociales, Celia Sanz, para desgranar los datos de un estudio que se realiza anualmente desde el 2009.

LOS USUARIOS EN PLAZAS PÚBLICAS

2.136
son las plazas públicas en La Rioja para mayores dependientes entre residencias y centros de día.
735
plazas para personas con discapacidad entre residencias, centros de día y centros ocupacionales.

El trabajo se sustenta en las 3.352 encuestas presenciales y telefónicas realizadas a usuarios y familiares, 2.247 en 29 centros de mayores -14 residencias y 15 centros de día- y 1.105 en 20 centros para personas con discapacidad. «Es una muestra suficientemente representantiva como para que los datos no dejen lugar a dudas», destacó el consejero, quien resaltó que los cuatro pilares básicos del servicio -proximidad, sencillez, transparencia y eficiencia- son los que se valoran en los sondeos en los que se preguntó por la imagen general del centro, sus instalaciones, la información y asesoramiento, la calidad del servicio prestado, la atención y el trato personal, la percepción sobre la capacidad técnica y la satisfacción global.

Con una nota media de 8,9 puntos, los centros de discapacidad obtienen la mejor puntuación media, 9,12, mientras que los centros de mayores logran un 8,68, un 8,44 en el caso de los centros residenciales y un 8,93 en el de los centros de día.

«No podemos caer en la autocomplacencia porque hay aspectos que mejorar», admitió Conrado Escobar, quien insistió en que «a pesar de que estas calificaciones sean muy buenas, somos conscientes de que el camino hacia la excelencia siempre cuenta con un margen de mejora y en este punto es en el que tenemos que seguir trabajando, ya que siempre que hay un usuario o un familiar descontento, es nuestra responsabilidad ofrecerle una solución para que no vuelva a sentirse así».

Los ejes a mejorar

Entre los aspectos que los usuarios citan como punto a mejorar, el consejero citó el servicio y la variedad de las comidas tanto en el ámbito de mayores como en el de la discapacidad. Los mayores defienden, además, mejoras en las instalaciones exteriores con más zonas ajardinadas y de paseo, solucionar el extravío y deterioro de prendas en lavandería, reducir la alta rotación del personal y organizar más actividades al aire libre. Por su parte, las personas con discapacidad solicitan más variedad de actividades en el centro y mejoras en el transporte.

Tras admitir que una de las asignaturas pendientes es la mejora de la comunicación con las familias (su valoración es un punto inferior a la de los usuarios), Escobar anunció, entre otras medidas, la puesta en marcha de iniciativas que «incentiven las buenas prácticas, la formación y la incorporación por parte de las empresas de comités éticos en la gestión que sirvan para mejorar la calidad a través de parámetros e indicadores más subjetivos».

Fotos

Vídeos