La reserva hídrica riojana crece el 54,4% en solo un mes y ya supera a la de un año atrás

La reserva hídrica riojana crece el 54,4% en solo un mes y ya supera a la de un año atrás

La nieve acumulada en la sierra y la esperanza en la lluvia primaveral ofrecen perspectivas optimistas de cara a la campaña de regadío

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA LOGROÑO.

«La nieve que hay acumulada en la sierra se puede considerar como un embalse más para La Rioja». Sin despojarse aún de ciertas cautelas a la espera de la evolución de lo que resta de invierno y de lo que pueda deparar la primavera, el diagnóstico de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) sobre la situación de la reserva hídrica riojana ha variado radicalmente en poco más de un mes. Lo mismo que la nueva cara que presentan los embalses de la región, una vez que el agua ha cubierto las decenas de kilómetros cuadrados de tierra agrietada y piedras que la sequía dejó a la vista durante meses.

Si La Rioja era a finales del pasado año la región española con el porcentaje de reserva de agua embalsada más bajo del país, su nueva situación, con el 40,46% de la capacidad total completada, le ha permitido escalar en el ranking y superar ya a Andalucía (36,6%), Castilla y León (36,7%), Comunidad Valenciana (25,6%), Castilla-La Mancha (18,8%) y Región de Murcia (18,7%), según el informe que elabora semanalmente embalses.net con datos oficiales del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Las nieves caídas en las últimas semanas en la región, con espesores aún considerables en la sierra riojana gracias a las bajas temperaturas, son oro puro para el presente y el futuro inmediato de la despensa hídrica de la comunidad, que en solo un mes ha crecido el 54,4%. El 9 de enero, los tres pantanos riojanos gestionados por la CHE -Mansilla, Pajares y González Lacasa- albergaban 35,591 hectómetros cúbicos y el pasado viernes, 9 de febrero, el agua total atesorada ascendía ya a 54,968. Es decir, 19,395 hectómetros cúbicos, o lo que es lo mismo, 19.395 millones de litros de agua más en un mes. Mansilla ha ganado 12,019 hectómetros cúbicos para situarse en 30,155, el 44,51% de su capacidad total; Pajares aporta otros 9,266 (está al 26,32%) tras recaudar 2,238 en el último mes; y el González Lacasa, los restantes 15,547 (se encuentra al 47.21%), tras un incremento de 5,119 hectómetros cúbicos en 30 días.

Aunque muy lejos todos ellos de la media de los últimos cinco años -85,927 hectómetros cúbicos totales-, la situación de partida mejora la registrada un año atrás, cuando los tres embalses sumaban 41,232 hectómetros cúbicos, 13,736 por debajo de los actuales, un déficit que provocó que ya en abril la junta de explotación del Najerilla de la CHE tuviese que restringir al 65% los desembalses de Mansilla. Además, a finales de agosto se limitó el agua para riegos en el Najerilla al rebajar de cuatro a dos metros cúbicos por segundo el desembalse en ese pantano.

Entre la precaución y el optimismo moderado, las fuentes de la CHE consultadas por Diario LA RIOJA insisten en que «aún es pronto» para hablar de la campaña de riego agrícola, aunque, a la vez, admiten que «la situación actual, en cuanto a las reservas, se puede considerar de normalidad tras una mejora notable en el último mes». El nuevo diagnóstico incluye también las «buenas perspectivas» al recordar que «tradicionalmente, cuando mayor aportación hay es en la primavera, a partir de abril, con las lluvias y el deshielo», un punto en el que reiteran el eje clave de la esperanza: «La nieve que hay en las montañas es como un embalse más para La Rioja».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos