La Renta de Ciudadanía llega ya a 1.736 riojanos tras 268 nuevas concesiones y 100 rechazos

Escobar, flaqueado por Sanz y Salinas, ayer al comienzo de la reunión de la comisión de seguimiento de la Renta de Ciudadanía. :: Juan Marín
/
Escobar, flaqueado por Sanz y Salinas, ayer al comienzo de la reunión de la comisión de seguimiento de la Renta de Ciudadanía. :: Juan Marín

La Dirección General de Empleo ha citado a 75 de las 101 personas derivadas para iniciar su itinerario sociolaboral

ROBERTO GLEZ. LASTRA LOGROÑO.

La implantación de la Renta de Ciudadanía de La Rioja, que ha rebasado ya los cuatro meses desde su entrada en vigor, avanza en la comunidad y cuenta, de momento, con un total de 1.736 perceptores, según detalló ayer el consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, instantes antes de presidir la primera reunión de la comisión de seguimiento del nuevo sistema. En el encuentro participaron también la directora general de Servicios Sociales, Celia Sanz; la directora general de Empleo, Cristina Salinas; personal técnico del Gobierno de La Rioja y representantes de CCOO, UGT, Federación Riojana de Municipios, FER, Colegio Oficial de Trabajadores Sociales y Consejo Sectorial de Exclusión Social.

«Estamos hablando del dinero de todos los riojanos y, para que ese dinero llegue al que de verdad lo necesita, la administración necesita un proceso de contraste permanente de los datos que asegure que las solicitudes se ajustan a lo que la ley exige», advirtió el consejero para justificar el lento avance de la Renta de Ciudadanía, que entró en vigor el pasado 5 de septiembre.

Así, Escobar detalló que desde la puesta en marcha del nuevo sistema la Consejería de Políticas Sociales ha recibido 1.488 nuevas solicitudes, de las que 1.414 están siendo revisadas. Además, cifró en 268 las nuevas concesiones y en 100 las solicitudes que, por ahora, han sido denegadas. Con esos 268 nuevos perceptores, la cifra total asciende en la actualidad a 1.736 riojanos, ya que 1.468 personas que percibían las antiguas ayudas -IMI y AISS- fueron migrados a la Renta de Ciudadanía de forma automática en octubre pasado.

LA FRASE Conrado Escobar Consejero de Políticas Sociales «Es un nuevo contrato social con derechos y obligaciones para los perceptores y su objetivo final es el empleo»

Con lentitud pero sin pausa, el modelo avanza. En este sentido, Escobar resaltó que, para hacer frente a la gestión de los expedientes recibidos, se ha reforzado la plantilla con siete nuevos trabajadores, se ha creado un nuevo punto de información, se han celebrado sesiones informativas con las trabajadoras sociales del primer nivel y la Consejería de Administración Pública y Hacienda ha adaptado el programa informático Protecnia, centrado en la gestión de los servicios sociales, «para hacer que la tramitación de los expedientes sea lo más ágil posible».

Itinerarios individualizados

El consejero también explicó que se «ha estrechado la colaboración con otros organismos públicos como la Seguridad Social y el INEM, con los que se comparte información sobre el perfil de los solicitantes».

En este sentido, Escobar recordó que la Renta de Ciudadanía supone «un nuevo modelo de contrato social» dado que conlleva derechos y obligaciones por parte de los perceptores, mientras que la Administración tiene la responsabilidad de gestionarla adecuadamente. «Ofrecemos una respuesta asistencial para aquel que lo está pasando mal, pero sin olvidar que el verdadero objetivo de la ley es conseguir el empleo de estas personas», remachó.

Por ello, insistió en «el importante esfuerzo» que está realizado la Dirección General de Empleo como responsable de elaborar itinerarios sociolaborales individuales de los perceptores de renta.

Por su parte, la directora general de Empleo, Cristina Salinas, avanzó que su departamento ha diseñado una encuesta que permite a los trabajadores sociales de primer nivel, aquellos que trabajan en los ayuntamientos, valorar la empleabilidad de una persona que solicita una Renta de Ciudadanía.

«A nuestro departamento solo llegan aquellos perfiles que los trabajadores sociales han identificado como empleables», subrayó, para explicar que a partir de ese momento se aplican todos los servicios de informe y asesoramiento de empleo porque «todos aquellos beneficiarios de prestaciones sociales no tienen un empleo, pero sí tienen un trabajo, que es buscar un empleo y en esa tarea cuentan con todo el apoyo y asesoramiento técnico».

«Hasta el momento, se han recibido 101 derivaciones para ofrecer asesoría en materia de empleo, de las cuales, se ha citado a 75 personas», detalló Salinas, quien incidió en que los técnicos de empleo serán «especialmente rigurosos» a la hora de controlar que los perceptores cumplen con las obligaciones señaladas en el itinerario sociolaboral que se les haya asignado para obtener un empleo lo cumplen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos