RENACIONALIZAR LA PAC

JUAN QUINTANA - LA TRILLA

La Política Agrícola Común (PAC) discurre paralela al devenir de la Unión Europea, que en la actualidad se encuentra en una encrucijada. Los crecientes vientos rupturistas de la UE hacen que el rumbo no sea todo lo firme que ha sido hasta ahora.

La Comisión presentó en los últimos días de noviembre el documento 'El futuro de la alimentación y la agricultura'. En él plantea un nuevo modelo en el que los estados tendrían que diseñar planes nacionales con objetivos comunes de cuya ejecución ellos serían responsables. Sobre el papel, el objetivo es la siempre ansiada y no lograda simplificación de esta política, aunque rezuma un evidente enfoque ahorrador y descentralizador. La idea base es que Bruselas decidiría qué hacer, pero el cómo, lo establecería cada gobierno. Con este nuevo planteamiento es muy interesante la nueva línea que ha trazado en relación al greening. Permitir que cada Estado pueda adaptarlo a su realidad productiva y medioambiental puede ser una buena opción para dotarlo de más transparencia y eficacia, algo de lo que ha carecido en estos últimos años.

Entre tanto y una vez superada la fase más emocional del Brexit, en la que muchos veían al Reino Unido aislado, la realidad es que la vida sigue, de otra manera, y hay que mantener estable este mercado. Para ello es necesario evitar barreras arancelarias directas. También, y como poco igual de importante, impedir las barreras indirectas, para lo que es clave cerrar un acuerdo de reconocimiento mutuo de normas de seguridad alimentaria y de certificaciones veterinarias, entre otros.

En este contexto, movimientos rupturistas como el que se da en Cataluña y en otros espacios europeos (la parte flamenca de Bélgica o Córcega en Francia, etc.) no ayudan a cambiar la tendencia hacia un modelo que supondría reducir la unidad del mercado agrario europeo, frenar la convergencia de este sector, limitar la estabilidad a los mercados interiores y quitar competitividad en los exteriores. Lo positivo de esta posible descentralización sería favorecer que determinadas medidas, estrategias e iniciativas hasta ahora frenadas en Bruselas por intereses políticos, pudieran desatascarse por zonas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos