¿Deben jubilarse los médicos más tarde?

¿Deben jubilarse los médicos más tarde?

En diez años, casi un tercio de los médicos colegiados en La Rioja estará en edad de jubilación | El Colegio de Médicos de La Rioja pide abrir a todas las especialidades la opción de prorrogar la jubilación para paliar el déficit de facultativos

MARÍA CASADOLogroño

En los próximos años, la Administración Pública va a ver cómo cambia una parte notable de su plantilla. También se prevé lo mismo en el profesorado. Y en la sanidad ocurre algo similar: la necesidad de relevo generacional ha llamado definitivamente a la puerta. Ante esa jubilación a corto plazo de facultativos, varias regiones han dado la voz de alarma: faltan médicos para el reemplazo, sobre todo en Atención Primaria y en algunas especialidades. En el País Vasco acaba de anunciarse la posibilidad de retrasar la jubilación para todas las especialidades hasta los 68 años. Asturias, Aragón, Burgos o Canarias han hecho públicas sus preocupaciones por el déficit de médicos. Es un mal endémico de todo el país al que deberá hacerse frente antes de lo que parece.

¿Qué ocurre al respecto en La Rioja? Según datos de la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja, a fecha 30 de junio de este año, la región cuenta con 935 personas en la categoría de sanitarios facultativos. De ellos, en Atención Especializada están previstas, hasta el 2020, 34 jubilaciones. Para cubrirlas se ha lanzado este año una oferta pública de empleo (OPE) de 22 plazas y una extraordinaria de otras 22 plazas (durante el 2018 y 2019 habrá más convocatorias). En lo referido a Atención Primaria o Médico de Familia, hasta el 2020 se prevén 24 jubilaciones. Para estos casos se ha convocado una OPE, en el 2017, de 24 plazas y una extraordinaria de 14.

Los números

58
médicos especialistas y de Atención Primaria se jubilarán desde este año hasta el 2020.
535
médicos colegiados tienen entre 55 y 65 años en La Rioja, actualmente.
2
médicos mayores de 65 años trabajan ahora en el Seris (una opción solo posible desde diciembre del 2016 para cuatro especialidades) En trámites está un tercero.
82
plazas de médicos ofertadas en La Rioja para este 2017 y en OPE extraordinarias.

A priori, a falta de saber las convocatorias futuras de empleo público, parece que La Rioja no tiene a corto plazo ese problema de vacío generacional. Pero se presentan dos incógnitas: la primera, ¿se cubrirán las plazas convocadas? Y es que los colegios de facultativos alertan de la escasez de profesionales dispuestos a ocuparlas; la segunda duda, ¿y después de 2020, qué ocurrirá? Según los datos del Colegio Oficial de Médicos de La Rioja, 535 de un total de 1.648 colegiados (incluidos los jubilados) se encuentran en la franja de los 55 a los 65 años. Es decir, en el plazo de diez años casi un tercio de los médicos riojanos estarán en edad de jubilación.

«Habrá que innovar: extender horarios de forma remunerada, abrir a todos la prórroga de jubilación...» Inmaculada Martínez | Presidenta Colegio Oficial de Médicos

«Reorganización territorial y más tareas para Enfermería serán claves para afrontar la situación» María Martín | Consejera de Salud

Con todos estos condicionantes sobre la mesa cabe reflexionar sobre lo que se puede hacer para afrontar el problema del relevo generacional.

Desde el Colegio Oficial de Médicos de La Rioja, su presidenta, Inmaculada Martínez, apunta que «el relevo generacional, a nivel de sistema nacional de Salud, está mal planificado. Cuando ha habido mucho médico de aquí se ha tenido que ir fuera y cuando se ha necesitado personal hemos tenido que traer de fuera... No está regulado, ni planificados los recursos humanos dentro del sistema nacional. Ha sido una planificación cortoplacista». Y alerta del futuro próximo: «Estamos en una jubilación en España de un 40% de facultativos en cinco o diez años y lo que sale del sistema MIR no llega a cubrir la tasa de reemplazo. Esto se sabe hace mucho tiempo», subraya.

Para Martínez, «se debe pasar de la época anterior, en la que en La Rioja los médicos han soportado con compromiso social la crisis que afectaba a toda la sociedad, trabajando más por menos. Pero no puede ser que un médico de familia, por ejemplo, esté acumulando en el mismo tiempo más pacientes».

En su opinión, se debe abogar por «innovar si no tenemos realmente médicos: habrá que ofrecer mejores condiciones y extender los horarios acorde a la remuneración». Y recuerda que «es cierto que hay un compromiso de contratación por parte de la Administración, pero lo que no tenemos es especialistas, los que había se han ido al extranjero. En el Consejo General de Médicos, en estos dos últimos años, hemos dado 4.000 visados para que salgan a los países comunitarios porque tenían mejores ofertas de trabajo».

En este contexto, la presidenta de los médicos en La Rioja demanda que «en la actualidad hay muchos facultativos que a los 65 años están en plenitud de condiciones, que pueden seguir y quisieran seguir trabajando», subraya. «Me parece estupendo que esto se permita de una manera voluntaria. Se debería abrir a todas las especialidades, no solo a cuatro (desde diciembre del 2016 es posible en Radiodiagnóstico, Anatomía Patológica, Anestesiología y Pediatría de Atención Primaria)».

Ante ello, la consejera de Salud, María Martín, reconoce que «se está barajando todo. Sabemos que un profesional con 65 años está capacitado, pero también es bueno que haya relevo generacional. Debe haber un equilibrio en las dos cosas».

Zona rural, mayor problema

Más allá del aspecto de prorrogar la jubilación, ¿cómo ve el problema la Consejería? «Hay preocupación generalizada. En La Rioja hay que tomar medidas, porque aunque no sea la situación más preocupante, sí que hay determinadas especialidades donde empieza a notarse la escasez como Medicina de Familia, Anestesia, Radiología, Pediatría... Por tanto hay que ir tomando decisiones, porque si no vamos a acabar haciéndonos la competencia unas regiones a otras y eso es lo que nunca debe hacerse», apunta María Martín. «En la última reunión Interterritorial acordamos que vamos todos en la misma línea».

Más

Entre esas iniciativas, además de la citada de la opción de la jubilación, para la consejera, «la de más calado es la de la reorganización del sistema sanitario, y ahí coincidimos todos». En esta reestructuración cabría, por ejemplo, «que una profesión como Enfermería, que ya es un grado universitario, pueda hacer mucho más de lo que está haciendo; es uno de los primeros pasos que desde luego en La Rioja sí que nos estamos planteando: qué papel tiene la Enfermería ahora y el que puede tener, con más peso que el actual y que descargaría esa presión de los médicos».

En cuanto al análisis de las áreas donde esta falta de facultativos se acrecienta, Martín considera que «el problema es más de las zonas rurales, alejadas, donde al profesional le cuesta más aceptar la plaza que en las ciudades». Por eso, «además de la reorganización, las nuevas tecnologías pueden descargar: con consultas por teléfono, vía telemática, la coordinación entre Atención Primaria y Especializada...». En esa reorganización, según explica Martín, entra también la estrategia de crónicos y sociosanitaria (trabajadores sociales). «Esto evitaría desplazamientos, consultas, ingresos o recaídas». Como ejemplo más concreto, apunta a que «la monitorización de pacientes puede aliviar la carga asistencial».

En lo referente a las condiciones de trabajo de los profesionales médicos, Martín subraya que ya se están tomando «medidas en la estabilización del empleo: en La Rioja desde el 2015 se ha hecho un esfuerzo muy importante, a través de un plan, que se materializó en convertir en interinos a los eventuales que llevaban más de tres años». «Es un paso en la contratación que hace que se estabilicen médicos y enfermeras en La Rioja antes de irse a otro sitios con mejores contratos», asegura.

Además, anuncia que se está trabajando en este momento en la reapertura de la bolsa de empleo temporal. «Nuestras ofertas siempre han sido bastante ágiles en el procedimiento administrativo; aunque si no hay profesionales es difícil captarlos», subraya la consejera. ¿Se llenan las plazas que se ofertan? «Hasta ahora sí, no han quedado vacantes, pero es cierto que hay mucha movilidad entre regiones», concluye.

Tres médicos con una edad

Manuel G. Ferreras, TraumatólogoMiguel Herreros
1

Manuel G. Ferreras, Traumatólogo

Cuesta creer que en breve Manuel Gómez Ferreras vaya a cumplir 73 años. Su aspecto le muestra con menos edad y hablando con él su espíritu lo refrenda. Especialista en Traumatología, Gómez Ferreras ha compaginado durante décadas su actividad en el sistema público de sanidad, donde llegó a ser jefe de Traumatología, con su consulta privada. En la actualidad sigue ejerciendo su profesión en el centro Los Manzanos, a un ritmo más bajo en cuanto a horas (no llega a la media jornada). Seguir leyendo .

Víctor Rubio, RadiólogoAntonio Díaz Uriel
2

Víctor Rubio, Radiólogo

Víctor Rubio desprende energía y entusiasmo y más si habla de su adorada Radiología, una de las especialidades que precisamente hoy padecen falta de efectivos en La Rioja. Él ya tiene 68 años, así que aunque le hubiera gustado seguir en su puesto de Radiología del servicio riojano de Salud no fue posible (la prórroga de la jubilación se aprobó a finales del año pasado). Formado en alta tecnología en el Hospital La Fe de Valencia, Rubio fue de los primeros en la técnica de resonancia magnética. Seguir leyendo .

Miguel Aizpún, DermatólogoAlfredo Iglesias
3

Miguel Aizpún, Dermatólogo

Miguel Aizpún (72 años), especialista en Dermatología, es uno de los médicos más conocidos de la región y a pesar de que él ejerce su profesión en su consulta privada, también ha querido valorar la opción de prorrogar la jubilación en el sistema público más allá de los 65 años. «Sin ser un experto en el tema, en mi opinión no es lo mismo fijar la edad de jubilación en el caso de un obrero de la construcción, de una cadena de montaje o del campo, que en el caso de un profesor, un periodista o un médico, por poner un ejemplo», explica Aizpún. Seguir leyendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos