El recorrido de la magia y la ilusión

Todos los niños estiraron sus manitas para poder tocar y saludar a sus majestades que, como se aprecia en el gesto de Melchor, correspondieron con cariño. :: SONIA TERCERO/
Todos los niños estiraron sus manitas para poder tocar y saludar a sus majestades que, como se aprecia en el gesto de Melchor, correspondieron con cariño. :: SONIA TERCERO

Sus Majestades de Oriente fueron recibidos por un estadio de Las Gaunas lleno hasta la bandera, antes de emprender por la tarde la cabalgata por el centro de la ciudad Los Reyes Magos llegaron en helicóptero militar a Logroño para iniciar su jornada laboral más intensa

PILAR HIDALGO

logroño. Con miles de pañuelos blancos agitados al viento, Logroño recibió ayer a los Reyes Magos en un Las Gaunas entregado y lleno hasta la bandera. Más de 15.000 personas, según estimaciones del Ayuntamiento, abarrotaron las gradas del estadio de fútbol para dar la más cálida bienvenida, en una mañana plomiza en tierras riojanas, a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Sus Majestades de Oriente llegaron por segundo año consecutivo en un helicóptero HT-29 'Caimán', el más moderno del Ejército español, para corresponder a la ilusión de los niños logroñeses en la jornada más mágica del año. Al descender del aparato, tras un aterrizaje sin incidentes, Baltasar explicó que el viaje había transcurrido de forma apacible y Gaspar avanzó que como los pequeños de la capital se portaron tan bien en el 2017, «mejor que otros años», tendrán los regalos que han pedido. Los Reyes Magos dieron las gracias al piloto que les trasladó desde Oriente y a los otros ocho militares del Batallón Bhelma III, con base en Recajo, que les acompañaron en el trayecto, entre ellos el teniente coronel Magín Álvarez.

Nada más pisar el césped de Las Gaunas, la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, y el delegado de Defensa, el coronel Pedro Pejenaute, se acercaron a saludar a Sus Majestades de Oriente. «Hoy -por ayer- es el día de la ilusión, las sonrisas y la felicidad en toda la ciudad», destacó Gamarra. Así se pudo constatar en los rostros de alegría y en los ojos cargados de emoción de los niños cuando Melchor, Gaspar y Baltasar recorrieron el campo de fútbol para estrechar sus manos, recoger las cartas de los más rezagados y escuchar sus últimas peticiones de deseos.

La regidora aprovechó la cercanía de los Reyes Magos para trasladarles el suyo: que el 2018 sea «un buen año para todos» y que los logroñeses gocen de «salud, empleo y felicidad».

Tras la ronda de saludos, Sus Majestades de Oriente abandonaron el estadio en vehículos clásicos, cedidos por la Asociación de Coches Antiguos, para arrancar en una jornada tan especial con su apretada agenda por la ciudad.

Con anterioridad a su aterrizaje en Las Gaunas y algo antes de que el campo de fútbol acogiera un espectáculo ambientado en las películas de Disney, los Reyes Magos hicieron escala en el Hospital San Pedro, donde quisieron abrazar y entregar algunos obsequios a los niños ingresados en el servicio de Pediatría. Contaron con la guía de la consejera de Salud, María Martín.

Mientras logroñeses de todas las edades continuaban con la dulce mañana dando cuenta de un chocolate con bizcochos a su salida de Las Gaunas, Sus Majestades se dirigieron al Palacio de Gobierno, donde fueron recibidos por el presidente del Ejecutivo riojano, José Ignacio Ceniceros. Ceniceros también les entregó una carta con sus anhelos para este año: «salud, concordia y empleo», además de «paz en el mundo» y la aspiración de que «la mejora de la economía llegue a todos».

Antes de iniciar su noche laboral más intensa, Melchor, Gaspar y Baltasar aún recorrieron por la tarde las principales calles de la ciudad en una gran cabalgata que, pese a la lluvia, congregó a miles de expectantes pequeños y a sus familias.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos