Recolección del grano

Recepción de cebada, ayer en el almacén de la cooperativa Garu en Ausejo. :: sanda/
Recepción de cebada, ayer en el almacén de la cooperativa Garu en Ausejo. :: sanda

En lugares de La Rioja Baja y Media la cosecha de cebada temprana comenzó el 20 de junio, pero al trigo le faltan entre diez y quince días La Rioja espera una buena campaña de cereal, similar a la del 2016

SANDASAINZ AUSEJO.

La campaña del cereal no se presenta mala este año. Así lo aseguraba ayer Luis Miguel Ezquerro, agricultor pradejonero, encargado del almacén que la cooperativa Garu tiene en Ausejo y que atiende a socios de La Rioja Baja y Media.

Aquí comenzaron la recolección el 20 de junio y esperan que dure un mes y medio, si no hay tormentas. En la central de Ausejo, Garu presta servicio a unos setenta y cinco agricultores. Recogen cereales, venden productos fitosanitarios, abonos y gasóleo abarcando la citada localidad y también el Valle de Ocón, Alcanadre, Pradejón, El Villar de Arnedo y algo de Tudelilla y Bergasa.

LOS DATOS

35%
Es el aumento previsto de la cantidad de cosecha de cereal, a nivel nacional, respecto al año 2017.
kilos por hectárea de trigo y entre 3
700 y 4.500 de cebada son algunas cifras previstas este año.

En estos momentos su actividad cerealista se centra en la cebada, principalmente, y el trigo. Aunque en las zonas donde tienen problemas con los conejos y la fauna salvaje se está introduciendo el triticale. Los animales están provocando bastantes daños y aumentan las voces que piden que la administración se involucre más.

Por otro lado, hay algunos productores que también cultivan guisantes para seco, para piensos. Este año no hay nada de colza, debido a que en septiembre, ante la sequía que había, no se atrevieron a cultivarla, indica Ezquerro.

La campaña se centra ahora en la cebada temprana y al trigo le faltan de diez a quince días, aproximadamente, para estar listo.

Respecto a la cantidad, esperan que la cosecha sea similar a la del 2016 y se podrían conseguir entre 3.700 y 4.500 kilos por hectárea de media en el caso de la cebada y unos 5.000 kilos por hectárea de trigo, dependiendo de la zona porque quizá en los terrenos más elevados las lluvias hayan mermado el rendimiento, además de provocar un retraso del inicio de la campaña.

De precios generales de mercado no se puede hablar todavía ya que los últimos publicados correspondían a los de la temporada pasada y no tiene nada que ver el final de la última campaña con el principio de esta, según explica Ezquerro. El aumento de producción posiblemente provocará un descenso del precio al haber más oferta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos