Un rato de buena charla

El consejero Conrado Escobar, con un grupo de voluntarios de la Fundación Canfranc, la ONG Kaipacha Inti y Acompaña Rioja. :: /Antonio Díaz Uriel
El consejero Conrado Escobar, con un grupo de voluntarios de la Fundación Canfranc, la ONG Kaipacha Inti y Acompaña Rioja. :: / Antonio Díaz Uriel

Fundación Tutelar busca voluntarios para que hagan compañía a ancianos tutelados que no reciben visitas

LA RIOJA Logroño

«Vivimos en una sociedad intercomunicada pero convivimos con situaciones de soledad extrema». Así se manifestó ayer el consejero de Políticas Sociales, Conrado Escobar, al dar a conocer el convenio que la Fundación Tutelar ha firmado con tres entidades (la Fundación Canfranc, la ONG Kaipacha Inti y Acompaña Rioja) con las que quiere lograr voluntarios que hagan compañía a los mayores tutelados, sobre todo personas que se encuentran en residencias y que apenas reciben visitas.

Que les hagan compañía, les lleven una tarta el día de su cumpleaños, les canten un villancico... citó la gerente de la Fundación Tutelar, Mónica Jiménez, quien explicó que el programa nació cuando detectaron que había personas que «morían solas». No obstante, el programa no sólo pretende «acompañar en el bien morir», sino en la vida y, por eso, el convenio firmado ayer supondrá voluntarios para cien mayores tutelados que se encuentran en unas once residencias de la comunidad y no reciben visitas.

Y esa es la función de los voluntarios, unos cuarenta en total, que visitan a estos ancianos un día a la semana o cada diez días para acompañarles, conversar o participar en actividades «como hace cualquier familiar que va a una residencia», dijo la gerente de la Fundación Tutelar. Explicó que les gustaría contar con más voluntarios, para llegar a las 150 personas tuteladas en residencias que no tienen visitas.

«El objetivo es ofrecerles acompañamiento y esperanza», insistió Escobar, enmarcando la medida en el proyecto Acompaña2, que desarrolla el Gobierno de La Rioja y que ya ha identificado un total de cuatrocientos casos de soledad no deseada en mayores.

La mayoría de ellos, unos trescientos, residen en sus domicilios en distintas localidades de La Rioja, mientras que el resto son los usuarios de la Fundación Tutelar objeto de los convenios firmados ayer.

Pedro Rosales, de Kaipacha Inti, dijo que «poder acompañar a ancianos riojanos es un honor» en especial «para que gente joven vea una realidad que habitualmente no palpa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos