«Quizás si hubiese sido una chica las alarmas habrían saltado antes»

VÍCTOR, CON TRASTORNO ALIMENTICIO

Víctor (nombre ficticio) puso nombre a la enfermedad a los 30 años, pero llevaba sufriéndola desde la adolescencia

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

Todo empezó en el instituto. «Por el maldito acoso escolar», achaca Víctor (nombre ficticio). «Era un chaval guapete y tenía más amigas que amigos, esto hizo que se inventasen decenas de rumores sobre mi orientación sexual», recuerda. Esa situación le llevó a pensar que si su imagen se deterioraba todo el mundo le dejaría en paz. Y empezó a dejar de comer. «Pensé que lo podría controlar pero te vas metiendo en la boca del lobo», advierte.

«Me podía pasar todo el día sin comer y por la noche me pegaba los atracones... luego llegaba el momento de ir al baño», recuerda. Si entonces debía pesar en torno a 85 kilos pesaba 25 kilos menos pero siempre ponía una excusa y la gente se lo creía. «Que si los exámenes, que si problemas de estómago... Me sorprendía que la gente no lo notase, creo que estaba deseando que alguien se diese cuenta», reconoce. Incluso montaba broncas a la hora de comer para tener una excusa e irse a su habitación. «Entonces (hace algo más de 25 años) estas enfermedades eran poco conocidas y además estaban más ligadas a las mujeres, quizás si hubiese sido una chica las alarmas habrían saltado antes», intuye.

Fueron muchos años de problemas alimenticios. «Siempre he sido muy delgado y en cuanto veía que se me empezaba a notar demasiado empezaba con los atracones, por eso nadie se alarmó», cuenta. Cada pequeño problema suponía dejar de comer. Y los problemas fueron creciendo y también su enfermedad. «Podía estar hasta tres semanas a cafés». Por otros motivos tuvo que ir a una psicóloga y enseguida ella se dio cuenta de que sufría un trastorno alimenticio. «Entonces empiezas a darte cuenta de que es posible salir, de que las cosas pueden cambiar, te da las claves necesarias para que los problemas no los lleves a la comida, aunque siempre hay que estar alerta porque el monstruo puede volver a aparecer», dice.

Fotos

Vídeos