Una quimioterapia más segura

Una pulsera que portarán los pacientes evitará errores en los tratamientos de quimioterapia. :: /Jonathan Herreros
Una pulsera que portarán los pacientes evitará errores en los tratamientos de quimioterapia. :: / Jonathan Herreros

Cada paciente oncológico cuenta con una pulsera identificativa con un código de barras que permite evitar posibles errores en su medicación Salud implanta un novedoso sistema que mejora la administración del tratamiento

REBECA BENÉS/L.J.R.LOGROÑO

Con el objetivo de mejorar la seguridad de los pacientes que reciben tratamientos de quimioterapia, el hospital onco-hematológico ha implantado un sistema de identificación que evita posibles errores en la administración de la medicación de cada usuario. Se trata de una pulsera con un código de barras inscrito que se lee a través de 'pistolas de infrarrojos' o tabletas digitales y que permite comprobar si hay una correspondencia correcta con el código de barras que también tiene el medicamento que se va a administrar.

«Es un avance importante en la seguridad de los pacientes», aseguró ayer la consejera de Salud, María Martín, en la presentación de esta novedosa iniciativa. Le acompañaron el director del Área de Salud, José Miguel Acítores, y la jefa de la sección de Oncología, Edelmira Vélez de Mendizábal, quienes dieron a conocer en el Hospital Onco-Hematológico todos los detalles de la pulsera identificativa.

En qué consiste
Es una pulsera identificativa e individualizada para cada paciente del servicio de oncología que incluye un código de barras similar al que figura en el tratamiento que debe recibir.
Objetivo
Garantizar la administración correcta de la medicación.

Este sistema es la culminación de todo un proceso previo de prescripción, preparación, validación y dispensación del tratamiento de quimioterapia. «Es el último paso, el momento de la administración a cada paciente de su medicación», explicó la jefa de la sección de Oncología, que aclaró que «los medicamentos vienen preparados de la farmacia y tienen su código de barras, de tal manera que tiene que haber una concordancia entre la pulsera que lleva el paciente y el que está impreso en el tratamiento».

«Los pacientes oncológicos son los más complicados por el tipo de tratamiento que necesitan» José miguel acítores

El nuevo dispositivo se comenzó a emplear en el hospital el pasado mes de mayo, aunque comenzó únicamente para pacientes en tratamiento de cáncer de colon y linfoma no Hodgkin (LNH). No obstante, a lo largo de las últimas semanas se ha ido implantado de forma progresiva al resto de patologías y a día de hoy está funcionando a pleno rendimiento en toda la oncología médica, tanto en el hospital de día como en hospitalización.

La importancia de este sistema radica en que «los tratamientos oncológicos tienen un margen muy estrecho de error y hay que individualizar mucho la dosis», explicó Vélez de Mendizábal, por lo que la seguridad del paciente se ve significativamente implementada. «Son los usuarios más complicados, precisamente por el tratamiento que necesitan», añadió Acítores.

Según informaron los miembros del hospital onco-hematológico, actualmente entre 40 y 50 personas utilizan cada día este servicio y, aunque les gustaría poder implementarlo en más áreas sanitarias, los pacientes que reciben tratamientos de quimioterapia «son los que más lo necesitan». El año pasado fueron 10.362 las personas tratadas en el hospital de día en onco-hematológicos, además de otros pacientes que no recibieron el tratamiento en este hospital y que juntos sumaron más de 23.000 usuarios en todo el año.

La meta final del sistema de identificación segura, al igual que otros proyectos que ya están operativos en el hospital, es que «cada día estemos seguros de que la asistencia es la mejor», concluyó la consejera María Martín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos