LOS PUEBLOS VAN A MENOS

JUAN QUINTANA LA TRILLA

El despoblamiento rural es uno de los objetivos teóricos de la política agraria común, dentro de las estrategias de desarrollo rural nacional y de sus homólogas regionales. Teórico porque en la práctica no ha habido medidas realmente eficaces que solucionen el problema; aunque probablemente, se ha con seguido ralentizar. Un reto que discurre paralelo a otro de no menos importancia: el rejuvenecimiento del sector agrario. Porque no hay que olvidar que el sostenimiento de la población rural se basa en un desarrollo sostenible de los territorios rurales, sin el cual frenar el despoblamiento es una utopía, y sin una renovación generacional el crecimiento económico es inviable a medio y largo plazo.

Otra cuestión es si al estructura administrativa española es la adecuada y es sostenible mantener organizaciones municipales para núcleos urbanos de muy escasa población. Un debate económico que no contribuye a solucionar el problema del despoblamiento, ya que la probable necesidad de reestructurar el tejido municipal y centralizar servicios, supondría una segura desaparición de numerosos núcleos poblacionales, reconvertidos en pedanías, con la consiguiente concentración de población alrededor de las conurbaciones con servicios administrativos.

Mientras que en España la población creció un 14% entre 2000 y 2008, la población rural disminuyó un 3,2%. Aún más significativo es que entre 2008 y 2016, la población nacional solo creció al 0,9% debido entre otros factores a la vuelta de muchos inmigrantes a sus países de origen, y el despoblamiento rural aumentó hasta un 5%, con 7,7 millones de personas viviendo en el medio rural. Quizás lo más preocupante es que en el caso de los municipios de pequeño tamaño, en los últimos 16 años se ha perdido un 9,6% de habitantes, creciendo este indicador año tras año. El futuro se vislumbra más complicado si se considera que 4,5 millones de personas viven en la actualidad en estos municipios, casi el 60% de la población rural.

En el caso riojano el 85,4% de la población rural vive en municipios pequeños, algo más de 54.958 personas, muy por encima de la media nacional, que es del 55,8%. La tendencia en los últimos años ha sido de reducción de este indicador en 1,1 puntos.

Fotos

Vídeos