El PSOE plantea un acuerdo regional sobre la universidad pública en La Rioja

Emilia Fernández. /PSOE
Emilia Fernández. / PSOE

La diputada socialista propone sinergias entre la UR y la UNED que deriven en el empleo

LA RIOJALogroño

El PSOE ha planteado hoy un acuerdo de región para la universidad pública en La Rioja -Universidad de La Rioja (UR) y Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)-, con el fin de prestigiarla, financiarla adecuadamente y buscar sinergias entre educación, investigación y empleo, apunta la agencia Efe territorial.

Así lo ha expuesto hoy, en un encuentro informativo, la diputada autonómica socialista Emilia Fernández, quien ha explicado que esta propuesta, a través de una moción consecuencia de interpelación, se planteará en el próximo pleno del Parlamento regional.

Apuesta por la investigación (y los investigadores)

Apostar por la investigación con financiación específica y apoyo institucional para facilitar y estimular la inversión privada es otro de los objetivos de este acuerdo de región. El PSOE propone «consensuar mejoras laborales para acabar con la precariedad de los investigadores e investigadores en formación de la UR», unos cuarenta, mediante «contratos dignos».

Su información detalla que, en La Rioja, los alumnos predoctorales con los contratos actuales, desarrollando su tesis doctoral cuatro años, con una jornada de 37 horas semanales y 1.000 euros de sueldo, no pueden complementar con otros empleos su situación, como si ocurre en otras comunidades autónomas.

Ha defendido que la política universitaria del PP ha dificultado el acceso al alumnado con menos recursos en los momentos de la crisis, «cuando más lo necesitaban»; y ha citado el «tasazo universitario».

Ha abogado por recuperar la inversión pública a la UR previa a la crisis económica, que estaba en el entorno de los 50 millones de euros; y mejorar la financiación de la UNES, con el establecimiento, de acuerdo con las universidades públicas, un nuevo modelo de financiación, que garantice la suficiencia de recursos y asegure la equidad.

También ha defendido desarrollar iniciativas para favorecer el acceso del alumnado a la universidad pública en La Rioja, como la bajada del precio de las tasas universitarias de grado; y «apostar por la investigación con financiación específica y apoyo institucional para facilitar y estimular la inversión privada».

«Si solo nos fijamos en el factor económico las universidades pequeñas, resultan más caras porque tienen unos costes fijos a los que se debe hacer frente, como la escuela rural», según Fernández.

Sin embargo, cree que también tienen «una labor de vertebración territorial, con un valor inmaterial incalculable, porque garantiza igualdad de oportunidades para el desarrollo de las personas y apuestan por el conocimiento y por la retención del talento».

«La UR está saneada»

Para ella, la UR «todavía» no ha recuperado la financiación del año 2009 de 50 millones de euros«, ya que, en 2017, fue de 42,5; y ha tenido que asumir la »reducción« de ingresos vía matrícula por la pérdida de alumnos, el incremento salarial del 1 por ciento al personal decidido a nivel nacional, »pero sin compensación del Gobierno de La Rioja«.

Se trata de un incremento que este año ya no tendrá que asumirlo, «gracias a la enmienda socialista apoyada por los grupos de la oposición», ha recordado.

Sin embargo, ha defendido que «la UR está saneada y sin déficit, gracias a la gestión de los equipos rectorales que han hecho malabares para superar esta situación».

También ha propuesto desarrollar iniciativas para favorecer el acceso del alumnado a la universidad pública, como la bajada del precio de las tasas universitarias de grado, sobre todo las de tercera y cuarta matrícula.

A ello ha sumado, para favorecer el acceso de alumnado a la UR, «incrementar y poner en marcha, de forma urgente, la partida presupuestaria de 50.000 euros anunciada por el Gobierno de La Rioja para ayudar a alumnos».

Sus datos indican que, en la actualidad, entre 300 y 400 alumnos están en esta situación en la UR, lo que supone que, «en el mejor de los casos, lo que les llegue finalmente a estos estudiantes es una ayuda de entre 90 y 120 euros para pagar una matrícula», que con las tercera y cuarta convocatoria, se puede multiplicar el precio inicial de unos 1.500 euros a 6.000 u 8.000.

«Estas ayudas son insignificantes y aún no han sido convocadas», ha añadido Fernández, partidaria de reducir el precio de máster e instar al Gobierno de España a asumir la propuesta del PSOE de gratuidad de la primera matrícula universitaria para todos los estudiantes de forma gradual en cuatro años, con una compensación presupuestaria a la UR ante «la merma de recursos vía matrículas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos