«El PSOE ha perdido la conexión con los jóvenes y debe recuperarla»

Francisco Ocón, durante la entrevista en la sede del PSOE. :: juan marín
Francisco Ocón, durante la entrevista en la sede del PSOE. :: juan marín
Francisco Ocón | Secretario general del PSOE

«Nosotros solo vamos a prometer lo que podamos cumplir; no sé si otros partidos pueden decir eso»

Pío García
PÍO GARCÍALogroño

Francisco Ocón (Arnedo, 1970) fue elegido el pasado domingo secretario general del PSOE riojano. Consiguió el 57% de los sufragios frente al 43% de su oponente en primarias, Félix Caperos. La próxima semana, en el Congreso Regional, asumirá su nuevo cargo tras dos años a la sombra de César Luena.

- Usted ha sido secretario de Organización del PSOE riojano en una época muy convulsa. ¿Qué ha aprendido?

- Yo creo que han sido los momentos más convulsos del PSOE en la historia democrática, sí. Pero he aprendido que, después de una crisis enorme, se puede abrir una enorme oportunidad, de tamaño incluso mayor que la crisis sufrida.

«El Gobierno del PP está paralizado y todas las noticias que tenemos son malas o nefastas» Infraestructuras

«El secretario general debe decir cuál cree que es la mejor opción para el partido; luego decidirán los militantes» La candidatura de Andreu

- Caperos apoyó a Susana Díaz, la dirección regional se inclinaba por Patxi López y la militancia prefirió a Sánchez. ¿Hay un divorcio entre los afiliados y los dirigentes?

- Dentro de la dirección del PSOE riojano había una enorme pluralidad de criterios. Unos hicieron público su apoyo a Patxi López y otros no. Yo no desvelé entonces por quién me inclinaba y ahora me parece ventajista hacerlo.

- Pero se siente cómodo con Pedro Sánchez.

- Extraordinariamente cómodo. Y muy contento.

- Ha sido desde el año 2015 el número dos de Luena, así que usted representa la continuidad.

- Rechazo esa etiqueta. No es lo mismo ser secretario general que secretario de organización. Los líderes son importantes y dan su impronta personal a un proyecto.

- ¿Y cuál será su impronta?

-Implantar el modelo que ha salido del 39 Congreso federal. En él creo y lo voy a defender. Aunque nada surge de la nada. Hay mucho trabajo detrás y parte de mi programa se basa en lo que hemos ido haciendo en los últimos años, pero en el partido van a cambiar muchas cosas. Queremos que Concha Andreu sea nuestra líder social y se convierta en la futura presidenta de la comunidad autónoma.

- Apostar desde ya tan claramente por una candidata... Teniendo en cuenta que deben celebrarse primarias, ¿no resulta una falta de respeto hacia los militantes?

- No lo veo así. Creo que, cuando alguien asume una responsabilidad tan importante, tiene que decir claramente lo que considera mejor para el partido. Luego seremos extremadamente escrupulosos con las normas que nos hemos dado y abriremos el proceso de primarias, pero para mí Concha Andreu es la mejor opción y considero un deber del secretario general decirlo. Pero la decisión final será de los militantes.

- Descarta usted ser candidato a la presidencia de La Rioja, ¿de momento o para siempre?

-Yo me presento para un mandato. No tengo visión más allá de este mandato y creo que es bueno compartir responsabilidades y que en el 2019 Concha debe ser nuestra candidata. Más allá, no sé qué va a pasar.

- ¿Está el PSOE riojano ya pacificado o las heridas de la agrupación local de Logroño todavía escuecen?

-He visto por parte de todos la absoluta voluntad de respetar lo que digan los militantes y de defender el proyecto que han elegido. Me consta que Félix (Caperos) lo va a hacer. Y todos defendemos la necesidad de cambiar las políticas del PP.

- ¿Esa pretensión de unidad se va a apreciar en su Ejecutiva?

- Sí. Será una Ejecutiva amplia, plural y representativa de los muchos matices del partido y del territorio.

- Borrell dijo: «Nuestros hijos están en Podemos». ¿Se ha convertido el PSOE en un partido de viejos?

- No. Pero sí voy a reconocer una cosa: a mediados del 2010 nuestro partido sufrió una desconexión importante con la juventud. Y los jóvenes nos fueron abandonando. Es lo que sucede si uno deja atrás un cierto nivel de coherencia entre lo que hace y lo que dice. Los análisis nos dicen que hemos perdido apoyos entre los votantes más jóvenes en toda España y ese será uno de los puntos clave de mi proyecto. Debemos recuperar a la gente joven. Y ofrecerles un proyecto viable, que beneficie a quienes han sido más perjudicados por la crisis. Los jóvenes de hoy han sufrido una educación peor dotada económicamente y luego se enfrentan con un mercado laboral que no satisface sus expectativas. El PSOE se ha desconectado de los más jóvenes y ahora debe volver a conectar con ellos.

- ¿Y para eso se van a acercar a Podemos?

- Nosotros no nos vamos a acercar a Podemos. Somos un proyecto autónomo, con respeto por todos los demás, pero autónomo. Otra cosa es que el panorama político sea el que es y debamos contar con otros partidos. Pero el objetivo no es acercarse a nadie sino conformar un proyecto político que pueda concitar la mayoría de la población riojana.

- Ustedes quieren desplazar al PP del Gobierno y Podemos quiere desplazarles a ustedes como fuerza hegemónica de la izquierda. ¿Cuál de los dos es su mayor adversario?

- Nuestro adversario es el PP. Queremos cambiar las políticas del PP en nuestra comunidad. Nuestro partido, al contrario que otros, cuando se dirige a los ciudadanos, debe decir lo que cree que es cierto, sin engañar a nadie. Prometer lo que va a poder cumplir. Esa es la única manera de ser coherente y de que nadie se sienta engañado. La política no es magia, es gestión. Está muy bien tener una meta, pero a la gente hay que decirle la verdad. Nuestro programa será ambicioso, pero solo prometeremos lo que vayamos a poder cumplir. No sé si el resto de partidos están en condiciones de decir eso.

- ¿Eso va contra Podemos?

- Va en general. Yo veo conductas de este tipo en todo el espectro político. Yo no estoy contra nadie; estoy por conseguir que el PSOE gobierne en La Rioja para cambiar las políticas del PP, que han sido muy lamentables para nuestra comunidad. No sólo por la corrupción, sino por sus gobiernos clientelares y arbitrarios.

- Si, según sus palabras, los gobiernos del PP en La Rioja han sido lamentables, clientelares y arbitrarios... ¿Cómo es posible que el PSOE lleve 22 años sin gobernar? ¿Qué están haciendo mal?

-Nosotros tenemos una parte de responsabilidad, desde luego. Hemos tenido el demérito de no saber convencer a los ciudadanos riojanos. Pero esto es una carrera por etapas. En el 2015, nosotros conseguimos -es verdad que junto con otros partidos- acabar con la mayoría absoluta del PP en La Rioja, que era algo en lo que casi nadie creía. Si lo hacemos bien, estamos en condiciones de gobernar en 2019. Y tenemos algo que hasta 2015 no habíamos tenido: poder municipal. Hay 45 alcaldes socialistas y gobernamos en seis cabeceras de comarca. Eso debe servirnos no como acicate, sino como espejo de gestión.

-Si en el 2019 necesita pactar para gobernar, ¿a quién mirará primero, a Ciudadanos o a Podemos?

- Vamos a esperar a ver qué dicen los riojanos. Nosotros no nos presentamos para pactar con nadie, sino para ganar. Luego los ciudadanos decidirán la composición del Parlamento.

-¿Cuál es el principal problema de La Rioja?

-Tiene muchos, pero se podían resumir en uno solo: el sistema productivo actual no genera las expectativas de vida suficientes para todos los riojanos a los que estamos formando. De ahí vienen problemas como la despoblación, que no sólo afecta al mundo rural. Hay que hacer algo para cambiarlo y el PP solo se deja llevar por la inercia. Tenemos un Gobierno paralizado y poco reivindicativo en temas tan graves como las infraestructuras, en donde todas las noticias que tenemos son malas o nefastas, desde el protocolo vacío firmado con el Ministerio hasta el mazazo del AVE por Navarra.

- ¿Qué considera más urgente, la liberación de la autopista, el desdoblamiento de la N-232 o la llegada de la alta velocidad ferroviaria?

- Es muy difícil elegir en esto. Porque no necesitamos solo una carretera. Lo que necesitamos es conectarnos con los grandes ejes de comunicación por vías de alta capacidad. Pero eso no se consigue con protocolos vacíos, sino con planificación, con partidas presupuestarias y con ejecución. Y de lo que hemos salido en estos años es de la planificación. La verdad no está en los protocolos, sino en los presupuestos. Ese es un problema enorme para La Rioja.

- ¿Usted también cree que España es plurinacional?

- Yo soy licenciado en Ciencias Políticas y siempre me ha gustado mucho el Derecho Constitucional. Y en la Constitución aparece con claridad que España se compone de nacionalidades y regiones. O sea, que los propios constituyentes ya reconocían esas peculiaridades de carácter identitario, cultural..., que no deben desembocar en ningún tipo de privilegio. Algo hay que hacer para que todos nos sintamos cómodos siendo españoles. Y para eso está la política, partiendo de un escrupuloso respeto por la ley. El PSOE es el único partido que ha puesto sobre la mesa un documento para discutir: nosotros proponemos una reforma constitucional que no es ninguna panacea, pero sí un texto para debatir.

- Ábalos, el número 2 del PSOE, propuso una quita de la deuda catalana. ¿Está usted de acuerdo?

- Yo le escuché y no dijo exactamente eso. Él propuso -y solo a nivel personal- la asunción por parte del Estado de una parte de la deuda de las comunidades autónomas, no sólo de Cataluña.

- ¿Pero está usted de acuerdo o eso supondría un agravio para regiones cumplidoras como La Rioja?

- Habrá que debatir la financiación autonómica en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Las comunidades lo discutirán. Yo recuerdo que en la anterior negociación, el PP dijo que el sistema propuesto por el Gobierno del PSOE era terrible para La Rioja y sin embargo al final ha resultado ser la región más beneficiada. Nosotros en esto vamos a estar detrás del Ejecutivo regional: veremos si son capaces de lograr algo mejor.

- El riojano Raúl Díaz, presidente de las Juventudes Socialistas, dijo que quería la Tercera República «para ya». ¿Usted también?

- El PSOE es un partido republicano. Pero eso no quiere decir que se lo plantee para mañana. Defendemos los valores republicanos, pero creo que ahora mismo no hay ni en España ni en Cataluña un debate mayoritario entre monarquía y república. Creo que esa no es una de las principales preocupaciones ni de los españoles ni de los riojanos ni del PSOE.

Fotos

Vídeos