El PSOE clausura la era Luena

Francisco Ocón. :: d. uriel

Francisco Ocón releva hoy al secretario general saliente en un congreso que alineará al partido con las tesis de Sánchez

JORGE ALACID LOGROÑO.

Francisco Ocón recogerá hoy el testigo que antes empuñaron en el PSOE Javier Sáenz Cosculluela, Ángel Martínez Sanjuán, Francisco Martínez Aldama y César Luena, el secretario general saliente que se dispone a protagonizar en Riojafórum un hito insólito en la historia reciente de la política riojana: irse antes de que le enseñen la puerta. Luena abandona el cargo luego de una convulsa etapa inicial, de donde llega algún rescoldo que todavía se agita, fruto de la eliminación de agrupaciones desafectas (Logroño, por ejemplo). El tiempo fue restañando las heridas pero alguna cicatriz le sobrevive: lo prueba el ajustado triunfo de su sucesor, a quien Luena evitó señalar como su favorito. Lo cual no impidió que todos los militantes socialistas que votaron en las primarias que encumbraron a Ocón al frente del partido sintieran que en las urnas también se sometía a juicio el balance de Luena: Félix Caperos, el rival derrotado, se alejó cuanto pudo del aparato durante la campaña, aunque sin gran éxito. Perdió. Por poco, pero perdió.

Aquella victoria, que Ocón juzgó nada más hablar ante los militantes como «muy mayoritaria», le concede el privilegio de diseñar una nueva dirección a su medida. En ella se situarán sus fieles, por supuesto, que coparán los puestos de mayor relieve, pero en sus primeras declaraciones ya aceptó, bien que a regañadientes, que procuraría integrar en la cúpula del nuevo PSOE que sale de este congreso a quienes se decantaron por su contrincante. Un enigmático anuncio que deberá despejar esta misma tarde, cuando presente ante los congresistas a su equipo. Antes, le precederá en el uso de la palabra un trío de dirigentes que desde luego tienen puesta en él sus complacencias: no sólo Luena, que se convertirá en diputado raso en el Congreso apenas unos meses después de haberlo sido casi todo (número uno en Martínez Zaporta, número dos en Ferraz), sino el presidente del partido, José Ignacio Pérez, y el máximo dirigente de Juventudes Socialistas, Raúl Díaz.

Sus intervenciones engrosarán el orden del día matinal. Por la tarde se hará pública la identidad de las personas que integrarán la cúpula, quienes mañana posarán con Ocón en esa foto de familia que sirve para clausurar este tipo de congresos. Será después del momento más trascendental de su vida política: el discurso que pronuncie ante sus afiliados. Le atenderá en primera fila el enviado de la dirección federal a Riojafórum. Nada menos que José Luis Ábalos, el hombre que sucedió a Luena en la sala de máquinas del partido. Un pretoriano de Pedro Sánchez, cuya presencia en La Rioja subraya el giro que pretende propinar Ocón en el mandato que inaugura este fin de semana: la alineación del PSOE riojano con las tesis de su partido a nivel nacional.

Fotos

Vídeos