Proyectiles más finos, con una mayor carga e infalibles a la diana

Los nuevos aparatos, más precisos y eficaces y con menos efectos secundarios, beneficiarán a 1.600 pacientes anuales y evitarán el traslado de 40 riojanos a otra región

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Mucha mayor precisión y eficacia en el tratamiento, menos sesiones necesarias y de menor duración, un procedimiento menos tóxico para los pacientes que ayuda a evitar las tradicionales secuelas de la radioterapia... La carta de presentación del nuevos acelerador lineal del que se beneficiarán los riojanos en apenas doce semanas es una oda a la esperanza.

«Los aceleradores lineales de los que disponíamos tenían ya algo más de diez años de vida y había que renovarlos y los nuevos nos van a permitir dar más radiación en menos periodo de tiempo y muchísima más precisión con lo que habrá más tipos de tumores que se podrán tratar y, a la vez, con menos efectos secundarios para los pacientes al no dañar las zonas colaterales sanas al tumor. En definitiva, va a permitir tratar más tumores con mayor calidad y certeza y con más seguridad para los pacientes al haber menos efectos secundarios», explica José Miguel Acítores, director del Área de Salud de La Rioja.

«Los tratamientos necesitan cada vez ser más precisos y mejor dirigidos porque el diagnóstico precoz es cada vez mayor. Para destruir esos tumores pequeños necesitamos una precisión submilimétrica, que el margen de error esté entre los 1 y 2 milímetros, y máquinas con mayor precisión y definición del haz de radiación y mayor definición de la imagen para ver si estamos acertando en la diana», aclara, por su parte, Gustavo Ossola, jefe de la unidad de Oncología Radioterápica, quien lo ejemplifica con un símil de balística: «Podemos usar proyectiles más finos y con mayor carga y, además, definir mejor nuestro blanco porque lo vemos mejor». Y añade: «Con los nuevos dispositivos el procedimiento es menos tóxico para los pacientes, con lo que se evitan las secuelas, y ganamos en precisión y eficacia en el tratamiento porque disparamos la radiación que se necesita al tumor sin afectar al tejido sano de alrededor».

«Los anteriores tenían ya algo más de diez años de vida» José Miguel Acítores | Director del Área de Salud

«Podemos usar proyectiles más finos, más carga y fijar el blanco» Gustavo Ossola | Jefe de Oncología Radioterápica

Cánceres de próstata, mama, nódulos de pulmón, tumores del sistema nervioso y del área de otorrinolaringología... los nuevos aparatos permiten también realizar radiocirugía, por ejemplo en el caso de pequeños tumores cerebrales o lesiones no malignas. Por ello, además de los 1.600 pacientes anuales que serán tratados con los nuevos dispositivos, su puesta en marcha, destaca Ossola, evitará que «unos 40 riojanos tengan que acudir a hospitales de otras regiones, entre 10 y 15 anuales por tumores del sistema nervioso y entre 20 y 25 por lesiones cerebrales que no son cáncer o tumores malignos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos