La proposición de ley de transexualidad fija que Salud costee el proceso para el cambio de sexo

Diputados de PSOE, Podemos y Cs y miembros de Marea Arcoíris, Gylda y Chrysallis con banderas 'trans' el jueves en el Parlamento. /Justo Rodriguez
Diputados de PSOE, Podemos y Cs y miembros de Marea Arcoíris, Gylda y Chrysallis con banderas 'trans' el jueves en el Parlamento. / Justo Rodriguez

El SERIS deberá asumir, como ya pasa en otras comunidades, servicios que incluyen desde los tratamientos hormonales hasta las operaciones

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

La toma en consideración de una ley integral de transexualidad por parte del Parlamento autonómico, con la sola abstención del PP, supone un importante paso en lo que al reconocimiento de los derechos LGTBI+ se refiere y sitúa a La Rioja en el camino para equipararse a las regiones más avanzadas.

La tramitación de la proposición de ley de igualdad, reconocimiento a la identidad de género y derechos de las personas transexuales impulsada por PSOE, Podemos y Ciudadanos (Cs) les garantiza recibir de la Administración regional -dentro de sus competencias- una atención integral acorde a sus necesidades sociales, sanitarias, jurídicas, etc. entendiendo «que la dignidad humana y el derecho al libre desarrollo de la personalidad deben abarcar el derecho a vivir de acuerdo con la identidad sexual».

La futura norma, más conocida como 'ley trans' y que la oposición aspira a aprobar esta legislatura, elimina de entrada la consideración de la transexualidad como una enfermedad, y suprime el requisito de que las personas 'trans' cuenten con un informe médico o psicológico que lo acredite. Además, en el ámbito sanitario, una de las principales patas de la ley, éstas pasarían a acceder directamente a una cartera de servicios referente a su proceso de transición, que incluyen desde tratamientos hormonales hasta operaciones quirúrgicas para el cambio -también llamado reasignación- de sexo.

«Si es una propuesta de ley de la oposición es porque era la única forma de que saliese adelante» Ana Santos | Diputada del PSOE

Se da la circunstancia de que, hasta la fecha, tales procesos conllevaban desplazarse a otras comunidades -con tratamientos costeados por las propias familias, recurriendo a la sanidad privada, etc.- o incluso a otros países para las operaciones de reasignación -si bien no todo proceso acaba en intervención quirúrgica-.

Más

«El Servicio Riojano de Salud proporcionará tratamiento hormonal a las personas transexuales, así como el proceso quirúrgico genital, aumento de pecho y masculinización de tórax y el material protésico necesario. Asimismo, prestará tratamientos que tiendan a la modulación del tono y timbre de la voz cuando sean requeridos. Cuando el usuario y/o familiares lo estimen necesario, proporcionará el acompañamiento psicológico adecuado sin que quepa condicionar la prestación de asistencia sanitaria especializada a que previamente se deban someter a examen psicológico alguno», dice el texto.

Leyes integrales ya existen en Madrid, Comunidad Valenciana o Andalucía -que marcó un antes y un después por su ambicioso planteamiento-, y otras como Navarra, País Vasco, Murcia, Canarias y Extremadura disponen también de marco normativo propio. La Rioja, de hecho, era una de las pocas que no había dado ningún paso en ese sentido.

Tanto los grupos parlamentarios proponentes como los colectivos LGTBI+ riojanos que han participado en la elaboración de la propuesta destacan la regulación legal del derecho a la autodeterminación de género -«una persona lo decide por ella misma y en el momento que quiere», en palabras de la diputada socialista Ana Santos- y, junto a las medidas y actuaciones en la atención sanitaria -a la espera de determinar la necesidad o no de una unidad específica según el número de casos- y en el ámbito educativo, valoran el capítulo dedicado a los menores. «Los niños y niñas lo manifiestan muy claramente, algunos a edades muy tempranas, y es importante que los padres se den cuenta y lo asuman», explica José Sáenz, presidente de Gylda en La Rioja.

Los menores transexuales tendrán derecho a recibir tratamientos hormonales en la pubertad a fin de propiciar el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios deseados. Toda intervención estará regida por el interés superior de los menores frente a cualquier otro interés y, «el menor deberá ser oído en atención a su desarrollo y madurez, siempre si supera los 12 años, y su consentimiento deberá ser recabado de manera clara e inequívoca si supera los 16».

Una ley, cuya toma en consideración es el principio -ahora se abrirá un plazo de enmiendas, consultas y dictámenes que deberá acabar con un texto 'enriquecido' que vuelva al pleno del Parlamento para su aprobación definitiva-, que según Ana Santos «dará visibilidad a una realidad oculta e ignorada en La Rioja» y que el PP ha olvidado en sus más de 20 años en el Gobierno. «Si es una propuesta de la oposición, es porque era la única forma de que saliese adelante», concluye Santos, quien defendió el pasado jueves la proposición de ley.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos