Prevenir para no lamentar al volante

Participantes en la jornada sobre seguridad vial que acogió ayer el IES Comercio. herreros/  M.
Participantes en la jornada sobre seguridad vial que acogió ayer el IES Comercio. herreros / M.

Más de 4.000 alumnosriojanos de Secundaria participan en un programa de la DGT de educación para la Seguridad Vial

P. HIDALGO LOGROÑO.

Era domingo y había llovido. Luis se acababa de sacar el carné de conducir, pero creía ser un as al volante. Jesús no titubeó aquel día en acompañar a su amigo al pueblo de aquel para recoger a su sobrino de cuatro años. Tampoco le preocupó que Luis condujera a toda velocidad por una carretera comarcal. De hecho, recuerda que le decía '¡métele caña!'. En la primera curva, el coche impactó contra la barandilla y empezó a dar vueltas. Luis salió despedido del vehículo. Jesús quedó atrapado en su interior. El techo le había partido el cuello. Desde entonces lleva cuatro décadas anclado a una silla de ruedas.

Jesús Vigara tenía entonces 18 años y aquella jornada le cambió la vida. Vigara ofreció ayer su testimonio a un grupo de alumnos de Secundaria del IES Comercio, en el marco del programa escolar de Educación para la Seguridad Vial que desarrolla la DGT en centros educativos riojanos con la colaboración del Gobierno de La Rioja. En la conferencia participaron también la subdirectora general de Universidades y Formación Permanente, Carmen Duque; la jefa provincial de Tráfico, Beatriz Zúñiga; el coordinador provincial de Educación Vial, Pedro Manuel Deza; el voluntario Juan Pedro Sanz; y la directora del IES Comercio, Adoración Galindo.

La iniciativa de sensibilización y concienciación para prevenir accidentes de tráfico, que se apoya en experiencias en primera persona, alcanzará a más de 4.000 alumnos riojanos de Secundaria. El objetivo radica en «preparar ciudadanos responsables porque la seguridad vial es una cosa de todos», recalcó Duque, quien aportó el dato de que detrás del 90% de los siniestros está el factor humano.

Muertes evitables

En este sentido, la jefa provincial de Tráfico incidió en que de los 19 fallecidos en las carreteras de la región a lo largo de este año tres víctimas eran niños y viajaban sin silla de retención infantil o con una no adecuada y otras cinco víctimas, con edades comprendidas entre los 20 y 29 años, iban sin cinturón, llevaban una velocidad excesiva o habían consumido alcohol o drogas.

«Cada vez que os montéis en un coche o moto, tened cuatro dedos de frente», aconsejó a los chicos Vigara, ya que «lamentarse luego no le vale a uno para nada». No en vano, entre las principales causas que originan los accidentes de circulación figuran el exceso de velocidad (más de 400 personas mueren cada año en España por este motivo), las distracciones al volante o como peatón, el uso del móvil mientras se conduce (multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un siniestro) y el consumo de alcohol o drogas (multiplica el peligro por siete).

Vigara finalizó su emotiva intervención -a más de uno se le saltó alguna lágrima- con un puñado de recomendaciones a los adolescentes: en un vehículo, hay que ponerse el cinturón (para reducir a la mitad el riesgo de morir si se sufre un siniestro); llevar casco siempre que se monte en moto; y no consumir alcohol o drogas cuando se vaya al volante. Porque «jamás tendréis un solo segundo en vuestras vidas en que se pueda rebobinar hacia atrás».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos