«La prevención y el diagnóstico precoz son fundamentales»

Juan Ramón Rábade (iz.). :: /
Juan Ramón Rábade (iz.). ::

Juan Ramón Rábade Director general de Salud Pública y Consumo

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Prevención, diagnóstico precoz y vigilancia. Estos son los tres pilares básicos de la batalla contra las enfermedades de transmisión sexual, según advierte el director general de Salud Pública y Consumo, Juan Ramón Rábade, que alerta rotundo que «el mensaje clave es no bajar la guardia porque no hay grupos de riesgo, sino prácticas de riesgo y frente a ellas, para evitarlas, hay que utilizar medidas preventivas. Hablamos sobre todo del uso del preservativo que en la actualidad es el método más efectivo».

Un capítulo, el preventivo, en el que recuerda que «más allá de las campañas generales destinadas a toda la sociedad sobre el uso de las medidas de protección, consideramos que es importante trabajar en la población escolar y en ese sentido, dentro del programa de Salud Escolar, tenemos un plan de educación afectivo-sexual orientado a todos los alumnos de primero, segundo, tercero y cuarto de la ESO y a los de Formación Profesional, a los que se imparten una serie de sesiones con objetivos diferentes según la edad de los destinatarios».

Vigilancia y concienciación

Junto a las herramientas preventivas, el arsenal imprescindible para frenar los aumentos en las tasas de incidencia de estas enfermedades se apoyan en vigilancia epidemiológica -«lo que nos permite conocer qué pasa y saber qué mecanismos de transmisión tenemos y a qué grupos de edad afecta», señala el doctor Rábade-; y el diagnóstico lo más precoz posible, un arma «fundamental», resalta: «El diagnóstico precoz permite, en primer lugar, que el tratamiento, en el caso de las tres enfermedades -sífilis, infección gonocócica y chlamydia- por medio de antibióticos, sea también lo más temprano posible y, por tanto, más efectivo, ya que no es lo mismo atajar la enfermedad en sus primeras fases que en estadíos más avanzados donde puede haber, además, afecciones a otros órganos, con daños al hígado, meningitis...».

Pero hay un segundo factor clave, alerta el director general de Salud Pública, al resaltar que «el diagnóstico precoz es fundamental también para evitar la transmisión de la enfermedad a terceras personas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos