«Es muy preocupante el uso de las redes sociales en casos de violencia de género»

Elvira Tejada de la Fuente. :: Díaz uriel
/
Elvira Tejada de la Fuente. :: Díaz uriel

Tejada alerta ante la proliferación del discurso del odio en Internet «porque atenta contra valores esenciales de la sociedad» Elvira Tejada de la Fuente Fiscal delegada para la lucha contra la cibercriminalidad

LUIS J. RUIZ LOGROÑO.

Elvira Tejada de la Fuente dejó hace mucho tiempo su Logroño natal. Su brillante currículum le llevó, en el 2011, a convertirse en el azote de la ciberdelincuencia. Como fiscal de Sala contra la Criminalidad Informática, es la encargada de impulsar y coordinar la actuación de la Fiscalía en ese ámbito en el conjunto del país y de organizar y dirigir la red de fiscales especializados. Con un discurso muy pragmático, recuerda que en el mundo real y el virtual «los derechos y los deberes de todas las personas son los mismos y entran en juego las mismas reglas» y alerta del cada vez más frecuente uso de las redes sociales para «hostigar, perseguir y coaccionar a las víctimas de violencia de género». Ayer participó en Logroño en la jornada sobre los nuevos retos en innovación en la Administración de Justicia.

- La delincuencia también se ha adaptado a gran velocidad al uso de las nuevas tecnologías y cada vez son más los delitos que, de una u otra manera, usan esa vía para su comisión. ¿Cuál es la respuesta que se da desde los poderes públicos?

- Es cierto que cada vez se usan más las nuevas tecnologías para delinquir y realizar cualquier tipo de actividades delictivas que afectan a bienes de carácter personal, para amenazar, coaccionar, descubrir y revelar secretos, atentar contra el honor de otros... Se está trabajando para ofrecer soluciones desde el ordenamiento jurídico a todas estas nuevas situaciones. Ha habido dos reformas muy importantes: una en el 2010 y otra en el 2015 que han permitido incorporar delitos nuevos al Código Penal y la adaptación de los existentes a las nuevas formas de comisión. Se ha tipificado el 'child grooming', el acoso a menores a través de las nuevas tecnologías con fines de carácter sexual, el acoso permanente, se han modificado los delitos contra la propiedad intelectual... Lo que ocurre es que este es un proceso en marcha y no paramos nunca ya que como la tecnología avanza rápido el derecho tiene que hacer lo mismo para ofrecer soluciones a esas nuevas situaciones.

«El ciberespacio es un nuevo lugar de relación en el que los derechos y las libertades son los mismos» «Se utilizan las redes para hostigar, perseguir y coaccionar a las víctimas de violencia de género»

- ¿Cuáles son los tipos delictivos que más preocupan en la Fiscalía?

- Los acosos a través de las redes sociales, por supuesto, sobre todo cuando afectan a personas especialmente vulnerables como los niños. Pero también es muy preocupante la utilización de Internet, y en especial las redes sociales, en el marco de la violencia de género. Estamos viendo de una forma acusada que se utilizan las redes para hostigar, perseguir y coaccionar a la víctima. También están proliferando muchísimo las estafas a través de Internet y un porcentaje muy elevado de las actividades defraudatorias se realizan a través de la Red. De igual manera, es muy preocupante la difusión en Internet del discurso del odio porque atenta contra valores esenciales de la sociedad, contra la dignidad, contra la igualdad, y difundido a través de estas herramientas puede calar muy hondo, llegar a mucha gente y tener consecuencias. Y también son muy peligrosos los ataques informáticos que pueden afectar a infraestructuras críticas y que podrían paralizar la actividad de un país.

- Pero mucha gente sigue pensando que en Internet todo vale.

- Hay que tener presente que nuestra libertad de expresión tiene un límite y es el que marca la Constitución: los derechos y libertades de los demás. De igual manera que en el mundo físico insultar o injuriar a otra persona puede ser constitutivo de un delito, puede serlo en la red. En ocasiones las personas están solas en su casa, con su móvil y no se dan cuenta de la trascendencia de lo que están haciendo y de las consecuencias de estos actos que, al hacerlos a través de Internet, su difusión es mayor y el daño también lo es. De hecho, el propio Código Penal aplica a todo este tipo de delitos, cuando se cometen a través de las nuevas tecnologías, un agravante porque las repercusiones son mayores. Siempre insisto en que lo que es delito fuera de la red, es delito en la red y al revés. El ciberespacio es un nuevo lugar de relación, un entorno virtual en el que los derechos y las libertades de las personas son los mismos y en el que entran en juego las mismas reglas.

- Todos conocemos el lado abierto de Internet en el que la investigación de los delitos es relativamente más sencilla que en la llamada 'Internet profunda'. ¿Como es ese combate contra los cibercriminales?

- Investigar los delitos que se cometen en la red no es tan sencillo. Sobre todo porque en ocasiones muchos proveedores de las diferentes plataformas están en otros países y hay que solicitar cooperación internacional para averiguar quién está detrás de un determinado hecho. No es tan sencillo como se pueda pensar. En la red profunda la investigación es mucho más compleja. No hay buscadores a disposición de cualquiera y las líneas de investigación son más complicadas, pero se va avanzando en eso. Poco a poco los cuerpos policiales se dotan de capacidades para entrar en esa zona oscura e investigar actividades ilícitas. De hecho ya tenemos investigaciones en curso por hechos ilícitos cometidos en la red profunda para intentar hacer llegar la respuesta del ordenamiento jurídico y la defensa de los derechos y libertades de los ciudadanos a todos los lugares.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos