«Me preocupa que la gente piense que ya no hay crisis cuando atendemos a 13.000 riojanos»

El presidente del Banco de Alimentos, en el almacén, cuyas estanterías esperan la solidaridad del pueblo riojano. :: /Fernando Díaz
El presidente del Banco de Alimentos, en el almacén, cuyas estanterías esperan la solidaridad del pueblo riojano. :: / Fernando Díaz

Pascual-Salcedo presenta la V Gran Recogida que se celebrará en La Rioja el 1 y 2 de diciembre con el objetivo de reunir 215.000 kilos de comida José Manuel Pascual-Salcedo Presidente del Banco de Alimentos

Maite Mayayo
MAITE MAYAYOLogroño

A un lado de la rotonda que despide Logroño pasado el puente Sagasta, camino de Laguardia, el conductor divisa a su izquierda el Banco de Alimentos, alojado en un antiguo edificio empresarial. El almacén -el corazón de la entidad- está ahora bajo mínimos: sus estanterías apenas albergan unos cientos de cajas de productos. La imagen será otra en unas semanas: palés apilados a rebosar de botes de lentejas, conservas vegetales, garbanzos, botellas de aceite, packs de leche... listos para su distribución. El Banco de Alimentos ha puesto en marcha su Gran Recogida, una de sus citas estelares de cada año, que en su quinta edición se celebrará el fin de semana del 1 y 2 de diciembre, bajo el lema 'Contamos contigo'. Y al frente de toda la infraestructura desde hace tres años, su presidente José Manuel Pascual-Salcedo.

-Se observan las estanterías del almacén muy vacías.

-No andamos muy sobrados de alimentos. Hace un mes dimos un toque de atención a la sociedad riojana para que nos ayudara y la sociedad sigue respondiendo.

El Banco de Alimentos cuenta con unos cuarenta voluntarios que se van turnando por días

La entidad ha cubierto casi las 1.300 plazas de la Gran Recogida, algunas de ellas por grupos de jóvenes

-Los expertos aseguran que hemos salido triunfales de la crisis.

-Es lo que me preocupa a mí. Que la sociedad pueda pensar que ya no hay crisis y baje un poco los brazos. Es cierto que ha bajado la crisis, que no es lo mismo que antes pero estamos hablando de que nosotros atendemos al 4% de la sociedad riojana, 13.000 personas, que es una cifra aún muy importante.

-¿No desciende esa cifra?

-Si la comparamos con los datos de hace 4 o 5 años sí hemos bajado bastante. Llegamos a tener 20.000 beneficiarios en los momentos álgidos de la crisis. Ahora da la sensación de que hay un resto de pobreza enquistada, cronificada, sobre todo gente de cierta edad que es difícil que salga de la situación.

-¿Cómo va el engranaje de la Gran Recogida?

-Por un lado, en estos momentos tenemos ya casi los 1.300 voluntarios. Estamos muy satisfechos porque, además, se nos están ofreciendo grupos de jóvenes de colegios y asociaciones como los scouts, y quiero destacarlo. Y, por otro, pedimos que la gente se vuelque esos días para dar alimentos en los establecimientos en los que el Banco tendrá personal. Buscamos productos no perecederos. Leche, aceite, harina, azúcar, alimentos infantiles, conservas... un poco de lo de siempre.

-El año pasado querían orientar las donaciones hacia conservas vegetales para hacer más nutritivo el menú. ¿La gente ha respondido?

-Sí. Se ha dado un cambio cualitativo. Se ha notado el paso de las legumbres secas al tarro de cristal precocinado. Hay que pensar en la pobreza energética y el problema de las legumbres es que requieren mucho tiempo de cocción.

Se necesitan voluntarios para visitar las empresas

Lo apuntaba el presidente el año pasado y el objetivo aún no se ha hecho realidad: «Tenemos algún voluntario que visita empresas para buscar colaboradores pero ese objetivo sigue pendiente». «No se han sumado nuevas empresas y quizás sea culpa nuestra, porque debíamos habernos movido un poco más pero nos falta ese apoyo de voluntarios», explica José Manuel Pascual-Salcedo. El resto de parcelas del Banco están cubiertas. Hay una bolsa de entre 35 y 40 voluntarios que se van turnando para trabajar cada día. Sólo en verano se aprecia el 'bajón', cuando los voluntarios, muchos jubilados, se van de vacaciones.

-¿Cuántos kilos confían en recoger?

-El año pasado fueron 215.000 kilos, como el anterior, y esperamos no bajar. Creo que un poquito hemos tocado techo. Hace 5 años en la primera Gran Recogida llegamos a 160.000 kilos. Nos hemos ido superando cada edición.

-¿Se ha mejorado el control del fraude para evitar que aparezcan alimentos en la basura?

-Se están haciendo muchos esfuerzos. Sigue habiendo de vez en cuando alguna noticia. En realidad es muy poco en comparación con lo que repartimos pero ese poquito crea una alarma tremenda. Tenemos voluntarios que se pasan por las entidades benéficas para ayudarles a controlar. Además los repartos los hacemos de forma escalonada y no de golpe para que la gente pueda 'digerirlo' y evitar que acumulen bolsas. En nuestras visitas, a veces, vemos cosas que no nos parecen bien y se les orienta. Básicamente comprobamos que cumplen los requisitos. Pero no hemos llegado a situaciones más extremas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos