Prejubilaciones, un acuerdo privado con agentes indeseados

El turno de preguntas llevó hasta el atril dos cuestiones en las que también se mojó el experto calagurritano: la compatibilización de la pensión con el trabajo y la prejubilación. Partidario de la primera, la jubilación activa que él mismo práctica -«No se trata de trabajar más ni más duro, sino de tener vidas laborales más largas generando ahorros y recursos»-, Herce confesó su rechazo tajante a la segunda. «La prejubilación no es una figura normativa de la Seguridad Social, es un acuerdo en principio privado entre una empresa y sus trabajadores y tiene dos agentes, por eso confunde, que no deberían estar ahí de ningún modo: el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), el antiguo INEM, que no debería engrasar ese acuerdo aceptando que se da un despido improcedente o involuntario donde no se da y que no debería pagar dos años de paro; y la Seguridad Social, que no debería permitir que las personas que han entrado en ese arreglo se jubilen anticipadamente», zanjó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos