La Policía interviene 225 kilos de marihuana y detiene a 6 personas en Villamediana

Droga incautada en la operación desarrollada por las policías Local de Logroño y Nacional en Villamediana de Iregua. :: P.N./
Droga incautada en la operación desarrollada por las policías Local de Logroño y Nacional en Villamediana de Iregua. :: P.N.

Un clan familiar gestionabala plantación, oculta entre la vegetación del Iregua, y distribuía la droga desde varios los pisos que tenía en la capital riojana

LUIS JAVIER RUIZ LOGROÑO.

Todo comenzó como la típica operación contra un 'punto negro' de menudeo de droga en el corazón de Logroño... pero acabó junto a la ribera del Iregua a su paso por Villamediana en donde crecían lozanas 84 plantas de marihuana. En bruto, en la báscula arrojaron un peso de 530 kilos de los que 225 se podrían haber distribuido entre consumidores. Su valor, en el mercado negro, supera los 1,2 millones de euros. Es, asegura la Policía Nacional en la nota con la que informó de una operación desarrollada conjuntamente con la Policía Local de Logroño, «una de las mayores incautaciones de marihuana» en La Rioja.

El inicio de la investigación se remonta al mes de julio de este año. Agentes de la Policía Local y Nacional tenían en su punto de mira una vivienda ubicada en el centro de la capital riojana, lugar de menudeo de heroína y cocaína y en la que, sobre todo, se movían grandes cantidades de marihuana. Fue el dispositivo de control de esa vivienda el que les acabó llevando hasta Villamediana de Iregua en donde, durante el mes de septiembre, localizaron la procedencia de toda esa marihuana.

Vigilantes, perros peligrosos...

Verjas, vigilantes y perros peligrosos sueltos protegían una plantación cuya existencia corroboró la Policía mediante un dron

Oculta entre la espesa vegetación de la ribera del Iregua, alejada de la vista de los transeúntes y al sur de casco urbano villametrense, estaba la plantación que suministraba de marihuana al clan familiar que gestionaba desde el cultivo de la droga hasta su venta en el mercado ilícito. Además, explica la Policía Nacional, disponía de fuertes medidas de seguridad: verjas, vigilantes y perros peligrosos sueltos. Los agentes emplearon un dron para corroborar que se trataba de una plantación de marihuana sin levantar sospechas.

El cultivo -en este caso al aire libre- estaba perfectamente estructurada y organizada para poder mantener una producción constante que les permitiera abastecer a sus clientes. Así, los agentes localizaron plantas de gran tamaño -«tipo árbol», concretan- y otras en diferentes estadios de secado junto a cantidades ya preparadas para su venta.

La operación se cerró con la incautación de 84 plantas que pesaron más de media tonelada. El peso final de la droga susceptible de vender es de 225 kilogramos. Así la Policía da por desarticulado un grupo criminal que «estaba integrado por seis personas de etnia gitana, pertenecientes al mismo clan familiar». Además contaban «con varias viviendas en nuestra ciudad habilitadas como 'puntos negros' de venta de estas sustancias estupefacientes», que también han sido clausurados.

Fotos

Vídeos