El poder en Podemos

Cantabrana, junto a la hoy diputada nacional, Sara Carreño, e Illoro, en una imagen de archivo. /Miguel Herreros
Cantabrana, junto a la hoy diputada nacional, Sara Carreño, e Illoro, en una imagen de archivo. / Miguel Herreros

La dirección nacional asume la contratación del personal del Grupo Parlamentario y revoca la decisión de despedir al histórico Luis Illoro

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

La asunción (otra vez) de la portavocía del Grupo Parlamentario de Podemos por parte de Germán Cantabrana en sustitución de Ana Carmen Sainz y ratificada por la Mesa del hemiciclo el pasado viernes tiene ya sus primeras consecuencias. Los cuatro diputados morados se reunieron el martes con el propósito del también secretario general de la formación morada en Logroño de «reorganizar» el funcionamiento del equipo. El encuentro se saldó con la decisión, votada en contra sólo por Natalia Rodríguez, de rescindir el contrato de Luis Illoro como asesor en el hemiciclo, una tarea que el histórico activista que ya formó parte de Izquierda Unida, Iniciativa Ciudadana o la coalición Izq venía ejerciendo desde el inicio de la legislatura.

El acuerdo, que tendría efectos a fecha 8 de marzo y contemplaba sustituirle por un responsable de redes sociales, no será sin embargo efectivo. Así al menos lo confirmó ayer la Ejecutiva regional comandada por Francisco Javier Garrido, quien ha anunciado que la gestión de los empleados del Grupo Parlamentario pasará desde el próximo mes a depender directamente de Madrid. Garrido desvinculó el paso dado ahora «pero hablado durante meses» de la coyuntura concreta de Illoro, uno de los fundadores del partido en La Rioja y su rival en las primarias de marzo del 2016 para dirigir la formación después de un año dirigiendo la gestora que precedió a aquella votación. Se trata, según el líder de Podemos en la comunidad, de atajar la «conflictividad laboral» generada por «una parte» del Grupo Parlamentario, en alusión también a la demanda presentada por la secretaria por la alteración de su jornada de trabajo y que está pendiente de juicio. «Esperamos que todo esté solucionado en cuestión de días para que, a partir de ahora, puedan centrarse únicamente en trabajar por mejorar la vida de los riojanos, que es el motivo por el que están en la Cámara», afirma Garrido después del enfrentamiento mantenido con Cantabrana y que derivó en un expediente disciplinario cuya instrucción Madrid juzgó nula.

¿Por qué la dirección dio autonomía al Grupo para decidir su portavoz pero le retira la que tenía para contratar al personal? «Son independientes en cuestiones de acción de representación, no de recursos humanos», zanja restando trascedencia a que Illoro siga asesorando a los que han votado prescindir de él. «No todo el grupo estuvo de acuerdo», matiza. Cantabrana, por su parte, declinó pronunciarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos