Pocos pero no envejecidos

Carmen y Merche en su paseo después de la lluvia. :: m.f.

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

Algo más de cien vecinos empadronados, pero en Munilla a diario viven en torno a 50 personas. Eso sí, «la población no está envejecida, el hombre más mayor tiene 67 años y solo cinco personas superan los setenta», cuenta Claudio García, el alcalde del municipio al que encontramos por casualidad en el Casino con su esposa tomando una Coca Cola. El Casino lo regenta Cristina. Abre a partir de las siete de la tarde. Esta donostiarra decidió vivir en Munilla hace ya unos años. «Lo mejor de todo es la tranquilidad y lo peor también, porque a veces hay demasiada», dice mientras le entrega unas cerezas a una vecina del pueblo. Su marido tiene frutería en Arnedillo y se encarga de suministrar la fruta, bajo encargo, a los vecinos. Ella cree que es importante mantener vivos estos pueblos. «Ahora que se trabaja en muchos casos por Internet, este es un lugar perfecto para poder hacerlo, es un lugar inspirador», Y es que Munilla tiene mucho que ofrecer. Sólo hay que cogerlo a tiempo.

Fotos

Vídeos